Fernando de Szyszlo: El lenguaje sin palabras