Mario Vargas Llosa: La utopía de lo realizable