En las Relaciones de Parejas:  ¿Cuándo perdimos la dignidad?