¿Iremos al mundial?
por Miguel Salcedo · publicado el 20 Mayo 2016 · actualizado el 23 Junio 2017

En los últimos años esta pregunta pasó de ser netamente deportiva y empezó a tomar un carácter existencial, por lo menos, para nosotros los peruanos. Esta incógnita espera ser resuelta y la búsqueda por descifrarla la podemos escuchar en todas las esferas y ámbitos sociales: Universidad, colegio, centro de labores, hospital, alguna reunión social o en la casa. Es muy importante esta pregunta, trascendental diría yo.

Por lo menos para los hinchas de la selección, que se han convertido en los verdaderos jugadores que pretenden llevar nuestro estandarte, nuestra bandera, a este evento magno, maravilloso y majestuoso, me refiero por supuesto, a un mundial de fútbol.

Es que el valor social del fútbol y lo que deportistas pueden aportar a la sociedad, es increíble e infinito. De hecho, creo que no hay ninguna otra disciplina que tenga el poder de arrastrar, unir a grandes masas (incluso países) como el fútbol y compartir la ilusión pagana de ir a un mundial. Es compleja la respuesta, incluye profundizar en conocimientos más allá del fútbol. Implica una serie de aristas, actores, cambios y sucesos que se lleven a cabo de manera paralela.

Estado

La imposibilidad de fiscalizar los manejos de la federación es una de los mayores obstáculos, también, tenemos las escasas políticas públicas en relación al desarrollo del deporte, así como el presupuesto tan magro destinado para ello.

Federación peruana de fútbol y el sistema futbolístico.

Es insostenible, un torneo de primera división confuso con reglas innecesarias y que varían cada año según el antojo de los organizadores. Además, las irregularidades cometidas en términos a manejos financieros, así como la insistencia de plantear un proyecto de trabajo en el que la elección del comando técnico y del plantel no pasa por un filtro adecuado, sino se realiza a dedo, por argollas o afinidad. Un vez más, la informalidad y la falta de seriedad nos pasan factura. Y por supuesto, la poca promoción (junto con el IPD) de competencias a nivel infantil, juvenil así como torneos escolares. Descentralicemos el fútbol. Talento hay en todo el territorio nacional.

Los medios de comunicación

Si, esos que elevan a las estrellas del momento por una buena actuación efímera y ante un desempeño negativo los destruyen, los hacen añicos. Nos venden ilusiones infundadas, nos hacen creer que somos los mejores, nos mienten pretendiéndonos hacer creer que un Volkswagen escarabajo puede destruir a un Ferrari. La prensa de televisión, escrita y radial tienen un poder de tal magnitud, que nos convencieron durante muchos años que tenemos a los mejores jugadores del mundo y que si no vamos a un mundial es por una mala decisión arbitral o mala suerte.

Los jugadores

Ellos representan a más de treinta millones de peruanos, concentran la ilusión y la esperanza de toda una nación que espera ansiosa explotar de alegría ante una clasificación. Hay de todo tipo, los indisciplinados, esos que prefieren los centros nocturnos que las concentraciones, los comprometidos, esos que dejan todo y ponen como prioridad la blanquirroja, los indiferentes, esos que tienen un cubo de hielo en el corazón y a los que se emocionan cuando escuchan uno de los himnos más hermosos del mundo, los que llevan con orgullo esa franja roja y que dan la vida por ella.

Perú

Por otra parte, el comando técnico quizá por no saber trabajar con el recurso humano que poseen, malas estrategias, énfasis en contar con el mismo universo de jugadores y no dar oportunidad a jóvenes virtuosos. No se cuenta con planes de trabajo en base a estrategias de seguimiento y monitoreo de jugadores en todo el país.

La sociedad

Por concentrar muchas expectativas e importancia al balompié y nos olvidamos de informarnos sobre la realidad política, social y económica de nuestra querida patria. Presionamos más a jugadores o a un entrenador que a nuestros gobernantes, cuando detrás de aquellos existe todo un conjunto de personas e instituciones responsables en este fracaso futbolístico. Los hinchas jugamos un rol importante, si, los fanáticos, la número 12, por aceptar de manera directa o indirecta todo lo descrito líneas arriba y por no señalar a los verdaderos responsables.

Conclusion

Si tratamos de comprender el problema en su real dimensión, podremos plantear mejores alternativas desde nuestra tribuna o el espacio en el que nos encontremos con el fin de aportar y de mejorar nuestro sistema futbolístico.

Nuestra participación en un mundial, como verán, depende de infinidad de factores, lo estatal, institucional, deportivo y social. La ausencia mundialista nos describe como colectivo, a nosotros como parte del Estado peruano. Si queremos ir a un mundial, quizá el primer paso sería empezar a crecer como sociedad a practicar costumbres positivas y ser mejores ciudadanos. A pesar que parezca descabellado decirlo, todo empieza por nosotros como componentes y miembros fundamentales de nuestra sociedad.

Ahora, con toda esta información la nueva pregunta sería la siguiente: ¿Qué hacemos para ir al mundial? Los peruanos tenemos la respuesta.

Opinión de un peruano, de un hincha que espera con ansias ver a nuestra bandera ondear de manera reluciente en el acontecimiento que congrega a más seres humanos en el planeta: Mundial de fútbol.

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. En realidad yo no creo que vallamos a un mundial en un futuro cercano, con tantos factores que se han mencionado que se deben cambiar la tarea esta muy difícil, tendría que ser un cambio muy radical si se quieren ver resultados a futuro.

  2. Creo que para lograr este objetivo, se debe hacer un gran cambio, empezando desde los dirigentes, presidente de FPF, jugadores sobre todo, que sean comprometidos y serios, y hacer un nuevo plan de trabajo, esa seria una formula que llevara al Perú a un mundial.

compartir