La orientación vocacional – El camino al futuro de la persona
por Marcos Enciso Funes · publicado el 24 Abril 2017 · actualizado el 23 Junio 2017

A menudo se relaciona la orientación vocacional con la necesidad de estudiar, obtener una carrera profesional. Y que sirve para no equivocarse en la elección de una profesión, garantizando así una carrera exitosa.

Introducción

Elegir una profesión es una etapa engorrosa para muchas personas. Sin darse cuenta, los demás preguntan y repreguntan que es lo que va hacer en el futuro. La familia fuerza a tener inmediatamente una carrera elegida, pudiendo originar más tempranamente la confusión si lo que le gusta es un hobbie o una buena razón para transformarlo en una profesión.

Además, hay otros factores que involucran la no elección de una carrera profesional como las ofertas educativas que se ofrecen por todos lados, el desconocimiento de las características de la carrera que se podría elegir y el mercado laboral amplio y cambiante. Esto puede originar más presión, sobretodo si se teme errar en la elección y si los ex compañeros, vecinos o primos ya están encaminados en sus estudios.

Entonces, lo que parecía algo positivo empieza a generar ansiedad, hasta angustia, en alguien que todavía no ha descubierto bien que es lo hay en su ser, como para poder darse cuenta a que se va a dedicar. Esta presión puede crear miedo y más obstrucción en sus pensamientos que luces en su decisión.

La vida: pasado, presente y sobretodo el futuro

Una orientación vocacional tiene que ver más con un plan de vida, un proyecto a largo plazo, un proceso que busca en las personas despierten ese interés real sobre quiénes son, y a dónde van en el camino de su existencia.

La vocación profesional se va construyendo de a pocos en la vida, es como un camino que tiene vías o senderos a seguir, en la que es necesario hacer constantemente una introspección y no solo consta de un momento cuando se acaba la secundaria.

Ciertas novedades e imprevistos se pueden presentar, por lo que hay que entender que no todo lo planeado se tiene que cumplir al pie de la letra y al 100%. En consecuencia, puede modificarse en alguna parte nuestro plan, el camino no es recto ni directo; sino sinuoso, zigzagueante, ondulante o serpenteante.

La orientación

La orientación vocacional generalmente se dirige a estudiantes escolares de los últimos años de secundaria y aquellos que se encuentran cursando alguna carrera profesional. No es un simple test, es un procedimiento de prevención que va más allá.

Los psicólogos utilizan instrumentos de evaluación en el área intelectual, emocional y conductual, personalidad, aptitudes, preferencias y hábitos de estudio, reunión con los padres, estilo de afrontamiento a los problemas, obtención de información real sobre las carreras y que tan sólidas son en el tiempo, así como entrevistas sobre expectativas del futuro de cada persona. Intentan la elaboración del concepto adecuado del sí mismo y su relación con el entorno, despertar los intereses y ayudar a la elección y preparación para alguna profesión y su progreso continuo.

Además de analizar las ventajas y desventajas de la supuesta elección de carrera, prácticas para dilucidar cuál es el inconveniente vocacional, reconocer cual es la vocación existente para encontrar la posibilidad de elegir el mejor escenario y poder desempeñar sus habilidades y competencias.

La vocación

La vocación tiene que ver más con la inspiración, con esa parte interna que emana desde las entrañas, ese deseo que desglosa una afinidad hacia hacer algo, ese entusiasmo que se transforma en pasión; esa es la raíz de la vocación.

Al descubrir en la profundidad de cada uno que es lo que gusta, aquella sensibilidad es la que dice a dónde ir, la inclinación o el interés es preponderante para poder dedicarse a algo y ocupar un lugar satisfactorio en el mundo.

Mientras más conozca sus propias capacidades y habilidades mejorará su autoconcepto, será más competente, y tendrá más posibilidades de ver el mercado y el entorno laboral para que este se ajuste más a la vida que desea tener.

La profesion

Es la puerta que abrirá todo el mundo de conocimientos especializados y técnicos necesarios para utilizarlos en la ocupación cotidiana que harán sentir la realización de la persona. Una formación profesional instruye a la persona, elegir su actividad a y así poder contribuir a la sociedad.

La profesión pone en juego el bagaje de saberes, destrezas, habilidades y valores para resolver problemas o afrontar determinadas situaciones que ponen a prueba la respuesta del profesional en base a metodologías, técnicas y principios para la adecuada toma de decisiones.

La profesión es la clave necesaria para poner en práctica destrezas especializadas en el constante desarrollo humano. Es entrar al mundo del entendimiento, poder investigar, aplicar procesos y tecnologías que pueden abrir las puertas a interminables oportunidades. Así pues, el conocimiento abstracto adquirido permite más libertad y autonomía para actuar con significativos efectos y aceptaciones sociales. Además de servir a la comunidad en base a sus normas éticas.

Impulsa a una capacitación constante de gran nivel en el mundo globalizado, las profesiones tienden a surgir y aumentar con una marcada influencia de la tecnología, interrelacionándose con el entorno socio económico y cultural.

La ocupación

Desde la antigüedad el hombre tenía que ocuparse para su sobrevivencia, actualmente no ha cambiado mucho en varias sociedades; lo que sí ha cambiado es la forma vivir y ya que el Perú es una fuente de recursos naturales está abriendo paso a ser una fuente de recursos humanos. Cuando alguien se siente satisfecho en sus labores, es más probable que se ocupe mejor lo que hace, esto va más allá de conseguir un empleo.

La persona que gusta hacer lo que hace, es más probable que sea sobresaliente en sus labores y no se sienta esclavizada por su trabajo, podrá tener más alternativa de encontrar lo suyo. La ocupación servirá para que la persona se sienta realizada y encontrar un lugar en el mundo ajustado a sus creencias y anhelos en la vida.

Conclusiones

Para los padres es importante observar en el desarrollo de su hijo cuáles son sus aptitudes y/o preferencias en su quehacer diario, ver sus habilidades desde pequeño servirá de mucho para elegir que hacer, al igual que sus valores aprendidos. Para los jóvenes, el análisis requiere de un espacio de tiempo y no una elección a último momento cuando ya se acabó quinto de secundaria.

Dedicar el tiempo a otras actividades como los juegos en línea, jugar con la tablet, revisar constantemente la redes sociales o ver televisión son variables que dificultan y retardan la elección de una carrera, por lo que es importante acompañar a los hijos a Investigar sobre posibles profesiones, ir a los campus universitarios puede ser una visita que hay que aprovechar poniéndolo en la agenda.

Es importante apartar ciertas presiones de familiares o tradiciones del entorno social, los mandatos pueden opacar los deseos propios de la persona, pudiendo alterar su autoestima. Ir de la mano con el mercado laboral y educativo, la realidad socio económico y cultural dará un mejor marco a la elección de la carrera a elegir y si no se está muy seguro por ser algo incierto, pedir ayuda es lo más conveniente.

La elección es personal y los retos se han hecho para vivirlos. Cuando se tiene una buena razón para pasarlos, la vida será más productiva e irradiará satisfacción y realización. Dejar a la suerte o hacer lo que dice el otro, dará un resultado vago, difícil de medir hasta donde se puede llegar, el futuro espera y depende de cada uno como vivirlo, aunque no todo es al 100% seguro, el planificarlo dará más confianza en el camino de la vida y se estará más cercano a la felicidad.

4 Comentarios

  1. Todas las familias viven en una sociedad que comparte una serie de valores y creencias. En cada tiempo y lugar existen diferentes profesiones que las personas desarrollan. Las necesidades sociales son factores muy importantes para tener en cuenta en la elección vocacional.

  2. Tomar una decisión muy difícil sobre nuestro futuro académico no es fácil, por eso es de gran ayuda un test de orientación.

  3. Los medios de comunicación muestran una serie de ídolos o héroes adolescentes que son valorados por sus hazañas, trabajo o éxitos, no conseguidos por el estudio ni el sacrificio, lo que va a generar en el joven una gran contradicción: por un lado, la sociedad le exige buenas calificaciones escolares o títulos académicos, y, por otro, le ofrece un mundo sólo accesible si se tiene una buena remuneración económica.

  4. Este es el último artículo de Marcos. Como siempre un artículo lleno de reflexiones. Lo extrañaré mucho, como amigo y como escritor. RIP

compartir