eMARKET PERÚ

The Mandalorian, el Buen Fanservice 

La serie, en general, toma referencias de las trilogías y series de Star Wars, pero muy pocas en el comienzo y con dosis reguladas.
Renzo Rojas
Publicado el 27-04-2021 a las 12:00

¿Eres fan de Star Wars? ¿No? Igual te puede gustar esta serie. De la compañía que comprará hasta tu alma, de la misma que hicieron la pésima nueva trilogía, viene el salvador de la franquicia de Star Wars: The Mandalorian.

Detrás de

Hay mucho que hablar antes de empezar: Luego de la tibia recepción de la película de Han Solo, se generó un pequeño caos que cancelaría la película de Boba Fett y otros proyectos.

Todo empeoró con el final de la nueva trilogía, ya que si bien el regreso de Palpatine pudo emocionar a muchos fans porque generaba teorías y parecía convertir en canon el poder que tenía en los comics del universo de Legends para ser inmortal al transferir su Fuerza y consciencia a sus propios clones.

Pero al final, la última película resultó convertir la trilogía en una copia barata y diluida de la Trilogía de Luke, con dos o tres personajes carismáticos, un montón de fanservice, una matanza de personajes conocidos para tratar de llamar la atención y una pésima dirección cinematográfica, al haber contado con tres distintos directores en cada una de las tres películas (muy diferente a las anteriores seis, donde George Lucas las dirigió todas).

Star Wars estaba muriendo, lo cual era triste para muchos y todo intento por “parchar” los enormes vacíos argumentales con libros y novelas solo hacía más dudosa la calidad de las películas. Esto afectó a todos los proyectos de Star Wars (buenos proyectos, como las series de Obi-Wan y The Bad Batch), cancelándolos y dando señales de alcanzar el temido final para las décadas de gloria de la franquicia.

Sin embargo, y contra todo pronóstico, nació una serie que se volvió una “nueva esperanza” que salvaría la franquicia, con un toque apropiado y justo de fanservice: The Mandalorian. La serie, en general, toma referencias de las trilogías y series de Star Wars, pero muy pocas en el comienzo y con dosis reguladas.

No es demasiado dependiente del argumento o elementos base de la serie original y aporta un elenco de personajes nuevos e interesantes, así como un contenido nuevo y propio que, de hecho, no hace necesario que veas las películas anteriores para poder disfrutarla o entender la trama.

Lo poco que hay que entender es: el protagonista tiene una cierta relación por la vestimenta con Bobba Fett y Jango Fett (dos de los mejores cazarrecompensas de la historia del universo de Star Wars), los sucesos pasan después de que murió Vader, el Imperio cayó y se alzó la Nueva República, pero quedan bastantes Stormtroopers y gente fiel al viejo sistema.

Ni siquiera puedes decir si esto pasa antes, durante o después de la Nueva Trilogía o si esta sigue siendo canon, pero eso no importa. Esperando no extenderme mucho más con este tema, el punto es que al final, The Mandalorian es un aire fresco que salvó en más de una forma a la franquicia, atrajo fans y reactivó proyectos cancelados. Y todos esos méritos deberían ser suficientes motivos para dejar de leer este artículo y empezar a ver la serie.

Argumento

La serie se inspira bastante en el género Wéstern (películas del viejo oeste, vaqueros, pistoleros, robos en tren, etc.), lo cual es tanto irónico como apropiado para Star Wars y su afición por el desarrollo en mundos arenosos y desérticos, llenos de maleantes, pistoleros, asesinos y cazarrecompensas. La serie se enfoca en la vida de un cazarrecompensas mandaloriano (un grupo cultura de guerreros legendarios, que viven como cazarrecompensas), apodado vulgarmente “Mando”, y sus cacerías de criminales.

Debido a la simpleza de la serie, hay poco que contar, por lo que de aquí en adelante se encienden las alertas de spoilers. El Mandaloriano siempre busca trabajos que paguen jugosas recompensas, y cuando le ofrecen uno pagando bastante Beskar, le importa poco que lo pidan los restos del Imperio.

El Beskar es un metal que solo existía en el planeta Mandalore y su luna, los mandalorianos forjaban con este sus icónicas armaduras, capaces de resistir disparos de pistolas blasters y repeler golpes de un sable de luz, y su escasez la hace un patrimonio cultural perdido para este credo de forajidos.

Sin embargo, Mando llega a entrar en conflicto al descubrir que su objetivo que debe entregar es un misterioso bebé verde, un hecho que toca sus fibras morales y personales, así como su propia identidad de cazarrecompensas y mandaloriano. Sus dudas solo crecen cuando el extraño bebé le salva la vida de una bestia con sus “poderes mágicos”, pero igual lo entrega y forja el resto de su armadura de Beskar con ello, algo que genera desagrado a los suyos por trabajar para los imperiales.

De aquí es donde se pone en juego todo el estilo de vida y moral de Mando por el destino del niño, que lo afectará a él y a su pueblo, sin importar su elección.

Y es por el acto de querer protegerlo que se vuelven fugitivos buscados por todos los otros cazarrecompensas del entorno, iniciando un viaje sin destino por la galaxia.

Personajes

Haré una excepción y hablaré más a fondo de los dos personajes principales, evitando spoilear y referenciar escenas o situaciones, además porque es una serie que no contiene diálogos abundantes, sino que es minimalista y los demás personajes se definen por sus acciones. Pero si quieres llegar “extra virgen” a la serie, puedes saltarte esta sección.

Din Djarin/El Mandaloriano/“Mando”: es un trabajador y reservado cazarrecompensas mandaloriano con un desagrado por los droides. Su estilo de vida es a su vez es una religión. Mando pone en juego su moral, su propia vida y la de la gente que lo rodea desde el Capítulo 1, cuando acepta un trabajo de los imperiales. Su relación con su objetivo, el chico, es algo que llega a tocar las fibras más internas y morales del personaje. Las dos temporadas tratan sobre como deja de ser frío y se abre a otros, algo que se refuerza con el vínculo que forja con el otro personaje principal en cada capítulo.

Grogu/El Chico/“Baby Yoda” (por la comunidad): el MacGuffin de la historia. Es una mezcla entre un elemento narrativo, una criatura adorable que hace de mascota. No sabe hablar, pero el vínculo que forma con Mando es real y nace naturalmente, tanto forjado en las aventuras como por instintos de supervivencia y crianza. A su vez, los dos tienen un evidente parecido, al ser huérfanos, solitarios y con problemas para entablar relaciones. El ser tanto un infante como un usuario novato de la Fuerza, lo hacen ser eventualmente poderoso y valioso, siendo un objetivo que todos buscan y al cual hay que proteger. Pese a no hablar, es un personaje que proyecta un aura de inocencia con ciertos toques sombríos, reflejo de una vida de fuga y soledad, y de tragedia en su pasado, presente y futuro.

Aparte de los dos personajes principales, los demás aparecen rara vez más de dos episodios durante las dos temporadas. Todos son relativamente simples, pero tienen bastante carisma, carácter y suelen robar tu interés desde el primer minuto en que aparecen.

La mayoría en la Temporada 1 no tiene lo necesario para protagonizar una serie propia, pero como personajes secundarios en capítulos episódicos, casi todos son memorables desde la primera vez que los conoces. La Temporada 2 cambia en este aspecto, ya que para entonces el espectador está enganchado y se puede considerar un “fan” Star Wars, por lo que aparecen muchos personajes famosos de la franquicia que hacen cameos y nos dejan dudas sobre qué pasará más adelante en el mundo en el universo cinematográfico de Star Wars, promocionando nuevas series centradas en ellos.

Experiencia

La serie resalta por el silencio, la calma, el viaje y la reflexión que realizan los personajes a lo largo de la historia. Transmite un aura algo minimalista, aunque es irónicamente más compleja considerando el gran universo e historia en la que se desarrolla.

Esta simple pero fuerte atmosfera se vuelve mejor con las bandas sonoras de un western-espaciales, con tonadas del desierto, el viejo oeste, justicieros, asesinos y marginados.

Debo señalar que es un poco difícil hablar de esta sección, porque es diferente hablar de la experiencia comparado a referirnos al contenido total, o lo que uno siente y piensa tiempo después de haberla visto y reprocesando el contenido. Disfruté casi cada minuto en cada capítulo de las dos temporadas, pero siento que es mi deber como crítico ser duro y exigente.

El contenido total de los capítulos no siempre es tan complejo para 40 minutos, la serie es un poco episódica (que puedes saltarte un capitulo o empezar la serie en cualquiera y disfrutarla igual) y tal vez te podrías saltar un capítulo o dos y no afectaría demasiado la trama.

Me disculpo si parezco un hater de internet o un crítico duro, siento algo de odio por mí mismo al opinar así, pero es mi trabajo y es algo cierto. La apreciación puede variar según el espectador o si vio la serie por primera vez o si la está viendo en una segunda o tercera vez (ya sea por gusto o con alguien).

De todas formas, los defectos de una serie no siempre hacen menos a sus virtudes, y The Mandalorian es de esas obras en la que desearás ignorar sus defectos por todo el cariño que llegaras a agarrarle a esta serie de pistoleros y asesinos.

La Temporada 1 habla mucho sobre la cultura mandaloriana, un aspecto muy importante, valioso y marcado en el protagonista, algo que toca la religión y afecta toda su vida personal. La Temporada 2 trata del desarrollo de personaje de Mando y su religión, su cultura y la gente con la que se relaciona.

Las temporadas se centran en la relación de los dos personajes, los lugares y gente que conocen, y el cómo intentan tanto adaptarse a dicho lugar.

La historia suele estar en un extraño equilibrio de calma pausada y movimiento constante, pues los dos protagonistas se toman su tiempo, pero nunca se quedan en un solo lugar.

Hay momentos donde ese estilo de vida de fugitivos les lleva a sentirse tristes al abandonar gente y saber que no pueden tener un lugar donde vivir en paz, resignados a esa vida y llevándolos a situaciones indeseadas o desesperadas en esta senda para sobrevivir en un mundo que los caza.

Opiniones

The Mandalorian fue una agradable sorpresa, incluso desde los tráilers, y verla es una gran forma de pasar la tarde. Es una serie que amarás, y por la cual ya se están abriendo puertas a nuevas series y propuestas para otras aventuras relacionadas: la serie de Ahsoka, The Book of Boba Fett, etc.

Lo que más me gustó de la serie es que me pudo ganar como fan y seguidor de próximas series que habrá en Disney+. Realmente vale la pena suscribirte durante un mes solo por la primera temporada de The Mandalorian (sin mencionar la segunda, que es hermosa hasta el final). Y ya que estas ahí, pues podrás ver las 2 trilogías de películas, otras series de Star Wars y a ver si te vuelves un fan casual.

Hablando más sobre defectos respecto a la serie, o más bien de la prensa, la comunidad y los fans. Pues siendo un producto de la longeva franquicia de Star Wars y del monopolio de Disney, siendo hasta un icono y producto estrella en Disney+, puede dar una mala impresión para algunos y más a los escépticos.

Aún más en el caso que aún no hayas visto la serie y todos te invitan a que la veas, podría ocurrir que al final te harte oír o saber de The Mandalorian, e incluso puede parecer que está sobrevalorada, que es algo comercial, que te dejó con expectativas por cubrir y tal vez te han dado spoilers.

He estado en la posición de varios: de un fan enamorado, de alguien escéptico, de alguien que se harta de oír sobre una serie o juego y alguien que es presionado para ver una serie. Uno no debería pensar ni bien ni mal de un producto que no ha consumido, si los fans de la serie como yo te presionamos o hacemos sentir forzado, pero si le das una oportunidad seguramente te encantará.

Comentarios
Eduardo Mauro Heredia Alvarez
Eduardo Mauro Heredia Alvarez
Responder
Como gran fan de este fantástico universo creado por George Lucas, diré que The Mandalorian era lo que Star Wars necesitaba ya mismo, tras el desastroso Episodio VIII... veía que la saga ya no ilusionaba como antes. La verdad que no entiendo como puede haber tanta diferencia de nivel entre una película, como por ejemplo Rogue One; que es algo emocionante, a los Últimos Jedi.
Enrique Alfonso Gil Orbegoso
Enrique Alfonso Gil Orbegoso
Responder
Dicen que George Lucas se inspiró en el cine de samuráis y en los Westerns. Así que quien califique a “The Mandalorian” de Western espacial está totalmente en lo cierto. Y no hay nada de malo ni gravoso en admitirlo, esta serie es una vuelta a las esencias que hicieron grande a la saga estelar.
loading
loading