Silver Lining Playbooks, el estigma de las enfermedades mentales  

Protagonizada por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, quienes le dan vida a Pat y Tiffany, personajes afectados por enfermedades mentales.
Publicado el 12-08-2022 a las 16:39

«Excelsior» ¿Qué significa? Significa que agarraré toda esta negatividad y la usaré como motivador, le encontraré el lado bueno. No es mentira. Eso requiere trabajo y es la verdad.

¿Rotos? ¿Un matrimonio destruido o sobrevivir a la muerte de un esposo? Sylver Lining Playbooks o El lado bueno de las cosas o Los juegos del destino pone frente a nuestros ojos la crisis de la vida. Sugiere lo que bien sabemos: Todos somos humanos, vulnerables y frágiles.

¿Es posible rehacer una vida? ¿Qué pasa cuando las enfermedades mentales merodean como monstruos de los que no podemos desprendernos? Hablaremos sobre esto y más, pero antes reseñamos brevemente la película, claro, habrá spoilers.

Contexto

Protagonizada por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, quienes le dan vida a Pat y Tiffany, personajes afectados por enfermedades mentales. Pat fue internado en una clínica de salud mental tras reaccionar violentamente contra el amante de su esposa cuando los encontró en la ducha, además presentaba previamente alucinaciones, por lo que se le da el diagnóstico de trastorno bipolar.

Pat estaba obsesionado por recuperar su matrimonio con Niki por lo que se dispone a leer todo el programa escolar, ponerse en forma e intentar recuperar su anterior trabajo.

Tiffany, sufrió la muerte de su esposo y empezó a presentar un comportamiento promiscuo en el trabajo, por lo que la despidieron. Ambos se conocieron durante la cena que organizó la hermana mayor de Tiffany. La relación amical entre ellos empezó allí, dejando entrever su dificultad para relacionarse.

El tabú de las enfermedades mentales

Si bien la película se enfoca principalmente en el comportamiento de Pat, observamos que su padre, papel que interpreta Robert de Niro, padece de comportamientos obsesivos, por lo que podríamos hablar de que posee un TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo).

Las enfermedades mentales son un tema que preferimos evitar hablar sobre la mesa por el tabú que conllevan. Sin embargo, en el film observamos que Tiffany y Pat discuten sobre los medicamentos que toman con desparpajo. A pesar que esa escena expone sus vulnerabilidades, a veces es necesario hablar de estos temas con la familia, sobre todo cuando hay algún afectado. El diálogo o la comunicación son fundamentales para afrontar cualquier malestar psíquico.

Los pacientes con trastorno bipolar poseen fluctuaciones en el estado de ánimo. Es muy común escuchar en una conversación cualquiera: “eres bipolar”, pero la enfermedad en sí va más allá de eso.

Los pacientes pasan crisis depresivas en las que prácticamente se inmovilizan (i.e. no pueden levantarse de la cama) y llegan a tener picos de manía en la que el ánimo está muy exaltado (i.e. hablan muy rápido o tienes alucinaciones) y pueden tornarse agresivos.

Si bien el trastorno bipolar es hasta el día de hoy una enfermedad que no tiene cura, con el tratamiento adecuado puede sobrellevarse y hacer una vida como la de todos.

Es propio que los pacientes rechacen al inicio su mediación pues se sienten mejor y creen ya no necesitarla, o también porque sienten que experimentan con menor intensidad sus emociones, lo cual puede ser manejable planteando dosis más adecuadas para cada paciente.

Los vínculos: Familia y Amigos

Para este tipo de casos, una red sostenedora es imprescindible. Se requiere que la familia esté al tanto. En la película observamos que la madre de Pat lo saca antes de tiempo requerido de la clínica y hay una “batalla” para que este acepte tomar la medicación.

A pesar de que tuvieron que pasar muchas cosas para que esto sucediera y él comprendiera que la necesitaba, el amor que demostró su madre (y del que poco se habla) fue determinante para ello.

Una actividad que fue la danza hizo que Pat se enfocara y adquiriera compromiso. Además, que dejara a un lado la obsesión que tenía por recuperar su matrimonio.

Fue Tiffany quien lo ayudó a esto, reconocer las señales no es fácil, hay que tener los ojos bien abiertos y voluntad de querer salir adelante. Pat fue dándose cuenta con el tiempo de todo ello y entendió finalmente que era hacia donde lo conducía el destino.

Excelsior

Aunque Pat no quiso admitirlo, desde un inicio, Tiffany cautivó su atención, pero debido a la reciente ruptura que había vivido no pudo darse cuenta de esto. A pesar del comportamiento promiscuo de Tiffany, observamos que ella es un personaje que acepta su oscuridad y que es capaz de convivir con ella.

Le pregunta a Pat si él también puede vivir con todos esos monstruos que lo habitan. Ver el lado bueno de las cosas quizá sea siempre lo mejor, pero eso requiere esfuerzo y trabajo. ¿Podremos conseguirlo?

Conclusiones

En el Perú, ir a un psicólogo ya es un tabú y ni que decir de las enfermedades mentales. Desmitificarlas debe ser una tarea que debemos proponernos a diario. Con un adecuado tratamiento, podríamos hablar de que la bipolaridad no se distancia mucho de la diabetes.

Ambas enfermedades crónicas que requieren medicación, ya que develan insuficiencia en la regulación de sustancias químicas, pero que finalmente exponen nuestra condición humana de vulnerabilidad. Ver las cosas con el buen ojo, ese «excelsior», traducido como: hacia arriba, hacia adelante o hacia la gloria, podríamos usarlo más a menudo. Así que a levantarse, a aceptarse y a vivir más.

Referencias

Comentarios
Pilar Desiret Flores Sosa
Pilar Desiret Flores Sosa
El tercer pilar es la psicoterapia pues permite cambiar y reforzar ciertos aspectos del desarrollo de la vida y darle una continuidad al tratamiento.
Stefany Hilda Campos Zubiate
Stefany Hilda Campos Zubiate
La demostración más palpable y quizá violenta de que estás sumido en la locura es anunciar a gritos que no estás loco, que es el mundo que te rodea el que no te entiende, un mundo embrutecedor donde la paranoia presta cobijo a tus conspiradores.