eMARKET PERÚ

Naruto, El Titán Preadolescente 

Es un manga escrito y dibujado por Masashi Kishimoto, un autor de “dudosa” habilidad (sin ser ofensivo). La obra tomó mucha inspiración de Dragon Ball y del folclor japonés: los ninjas, el ninjutsu, los zorros de nueve colas, etc.
Renzo Rojas
Publicado el 05-04-2021 a las 12:00

Dragon Ball fue casi una Biblia en el manga y anime, e impulsó la globalización del anime. Por otro lado, One Piece gobernó durante años en ventas y sigue siendo una misteriosa aventura épica con mucho por contar. Sin embargo, hubo una obra que rivalizó con ellos en muchas formas, un famoso titán caído que cometió algunos errores, pero dejó sus propias huellas en la industria, la cultura otaku y el mundo.

Detrás de

Es un manga escrito y dibujado por Masashi Kishimoto, un autor de “dudosa” habilidad. La obra tomó mucha inspiración de Dragon Ball y del folclor japonés: los ninjas, el ninjutsu, los zorros de nueve colas, etc. En verdad, es una obra que contiene muchas referencias de la cultura japonesa, de modo que no necesitas leer libros o buscar en Wikipedia para luego “recién” empezar a disfrutar de Naruto.

Por muchos años, este manga estuvo entre los cinco más populares y más vendidos. Fue publicado por la editorial Shueisha en la revista antológica semanal Shonen Jump, estando preparado especialmente para la demografía shōnen (12/18 años), en la cual se ambienta también el manga y anime de Naruto.

Si bien, no inventó nada nuevo en la industria del manga, supo crear un patrón, dejando establecida una fórmula base para las obras venideras. Incluye al joven protagonista venido a menos y que aspiraba ser alguien, algún lastre o maldición, la escuela y el aprendizaje, los valores, la auto superación, el grupo de tres personajes y un profesor, etc.

Era un manga Shōnen del montón, pero supo hacerse un nombre aprovechando lo básico, dando su propio sabor y estilo: con un protagonista hiperactivo, bocón, irreverente, carismático, con una mayor complejidad y facetas, que iba madurando y asimilando valores conforme avanzaba la historia.

Este manga tuvo una oportunidad única para su lanzamiento, la cual pocos mangas con cierta popularidad llegaron a poseer. En su momento, Dragon Ball ya se había convertido en un icono pop globalizado, todo niño lo conocía, y además tanto los juegos como la serie de Pokemon ya habían sido lanzados y explotados en ese periodo, igualando su relevancia.

Suena a que no tienen nada que ver, pero eran series conocidas y a su vez… estaban quedando un poco viejas. Conocidas en Latinoamérica durante el 2000, la época donde el internet, los celulares y la globalización estaban en pleno desarrollo, los niños crecieron con esas dos franquicias, y diez años después saldría el anime de Naruto, básicamente en la pubertad y adolescencia de ellos. Una serie un poco más compleja que las dos anteriores, con un protagonista de edad próxima a ellos, con problemas e inseguridades similares y que buscaba ser reconocido por otros. Hicieron “click”.

Este suceso de época, habiendo tenido ya pavimentado un camino para conocer el anime, empezó a hacer popular a la obra mundialmente. A los estudiantes de primaria y secundaria les encantaba, la veían en los canales de cable, compraban discos o buscaban alguna otra manera de acceder a ella.

Es en este proceso de comprar discos de la serie, en que el público accedería a catálogos llenos de otras tantas series nuevas y aún desconocidas en el medio local, naciendo así un interés más profundo por el mundo del anime. Una cosa llevó a la otra, internet, tiendas de discos, páginas ilegales, Crunchyroll, Netflix, etc., y básicamente así fue como llegamos al 2021 ya con una significativa cantidad de amantes del anime en Latinoamérica que crece cada año más con los más jóvenes. La historia no acaba y no se limita a eso, pero dejaremos esos temas históricos y demás para otro día.

Argumento

Naruto Uzumaki es un aprendiz de ninja de la aldea de Konoha. En general, es un pésimo estudiante y un chico problemático cuyo pasatiempo es hacer bromas. A pesar de su actitud, el muchacho aspira y grita a los cuatro vientos que se convertirá en el mejor ninja de la aldea y también en el líder de esta (el Hokage), demostrando así a todos lo que él vale. Esta es la premisa que nos da la historia, y si bien llega a sonar genérica… de hecho… bueno, fue Naruto quien lo hizo antes que el resto.

Naruto tiene sellado en su interior a un zorro demonio de nueve colas, quien en el pasado fue una amenaza para el mundo ninja. Y si bien, puede que todo el tema del zorro de las nueve colas (o “Kyubi”) suene a una ventaja, es más un “chaleco salvavidas” que tiene un gran precio.

En casi toda la serie no es algo útil y solo le causó problemas al personaje, quien siendo huérfano solo sintió una mayor soledad por el miedo que los adultos le tenían. El Kyubi es algo que se usa en la narrativa del protagonista, incluso desde el capítulo 1 y es a su vez un elemento que lentamente tendría más relevancia a lo largo de la historia (sobre todo en Shippuden).

Personajes

Este anime contiene gran cantidad de personajes secundarios y de buena calidad, pero por el momento me centraré únicamente en los cuatro principales y algunas anotaciones sobre el estilo y la calidad del resto. La calidad en personajes en la obra es tan grande que próximamente habrá múltiples artículos dedicados a los cuatro e incluso a los temas y arcos (historias desplegadas en varios capítulos) que viven.

Naruto Uzumaki: Es un muchacho huérfano de cabellera rubia, que fue temido desde niño. Es alegre, cómico, alborotador y problemático. Es bastante inmaduro y busca llamar la atención de los demás. Es considerado uno de los mejores protagonistas del anime, debido a que es fácil encariñarse con él y, además, sus defectos forjan la base para el lento desarrollo de personaje en su largo camino en busca de convertirse en un gran ninja y en ganarse el reconocimiento de los demás.

Sasuke Uchiha: Es el mejor estudiante de su año, miembro del legendario y casi extinto Clan Uchiha. Es el típico chico estrella, el tipo genial, el “emo”, arrogante, confiado y con un complejo de superioridad. En sus propias palabras él se califica como “un vengador”.

Su historia se centra básicamente en el odio, la venganza, el poder, el precio a pagar y los vínculos con las personas. Llega a ser el segundo protagonista de la obra, sin decir que con el tiempo forma con Naruto una gran rivalidad a la par que se desarrolla una gran amistad entre ellos.

Sakura Haruno: La única chica del grupo, está enamorada de Sasuke. También es bastante culta, inteligente, analítica y muy capaz con las técnicas ninja. No es de los “mejores personajes” y tampoco de los favoritos, pero en general da frescura al grupo. Desarrolla una relación cercana con Sasuke y una amistad con Naruto. Con el paso de los capítulos llega a entender que debe esforzarse más para volverse fuerte y estar a la par de sus compañeros.

Kakashi Hatake: Es uno de los mejores ninjas de la aldea. Se caracteriza por ser solitario, apático, relajado (casi llegando a sentirse aburrido), confiado, modesto, perceptivo e intuitivo. Se convierte en el líder y sensei (maestro/profesor) del Equipo 7, al aceptar a los primeros estudiantes a su cargo.

La historia lo muestra como un narrador, tutor, guía y modelo a seguir para el equipo 7, sobre todo en lo que respecta a ser un ninja con valores. En general, es de los mejores personajes jamás desarrollados y de los más amados por la comunidad.

Experiencia

Es uno de los mejores shonen que he visto y es ideal para aquellos que recién ingresan al mundo del anime, o que solo han visto dos o tres series. También es perfecta si deseas entrar a la cultura tradicional japonesa o empezar con una serie algo más compleja, pero que también puedas solo relajarte y pasar el tiempo con algo entretenido con bastantes peleas y momentos épicos.

Es bastante simple al inicio, pero establece como base en la que se construyen ciertos valores, los cuales mantiene y desarrolla a lo largo de una historia que trata de la búsqueda por alcanzar la madurez y ser alguien. Al mismo tiempo de mantener esta simpleza, sabe cómo empezar a volverse más complejo e introducir dilemas, sin alejarse mucho y dejar de ser una obra moderadamente sencilla.

Es una franquicia con rellenos, es verdad, pero al menos en Naruto no llega a ser molesto o insoportable, y en cierta forma se puede “agradecer” el hecho de tener unos capítulos para poder ver a Naruto y sus amigos. Sus animaciones han envejecido, considerando que fue hecha hace 20 años, aunque sobre todo se trata de la resolución de los pixeles.

La animación fue bastante buena para la época e incluso magnífica en sus puntos más elevados, con algunas de las peleas más memorables de la historia del anime (incluso compitiendo con Dragon Ball). A pesar de lo dicho, sus combates son inteligentes, pero a veces puedes solo desconectar la mente y pasar el rato, disfrutando de las tantas peleas y acción que provee.

Las bandas sonoras son de las más famosas del anime. El tono “ninja”, frío, boscoso, silvestre, enérgico, lleno de adrenalina y al borde de la muerte constituyen su estilo. Hablando del tema, va bastante ligado al estilo ninja de la serie, ya que la historia trata de preadolescentes que buscan convertirse en ninjas capaces de espiar, infiltrarse y matar.

Uno de los elementos narrativos más importantes y fuertes en la historia es el Camino Ninja, la forma en que un Shinobi decide vivir. Si bien la búsqueda de la fuerza física, conocimiento y técnicas es relevante para ser un ninja, tarde o temprano los valores que poseen llegan a ser lo crucial. Es algo que resalta en la historia y se nota en los primeros dos grandes arcos: El País de las Olas y el Examen Chunin.

La forma en que un ninja vive y muere, a la vez de los motivos por los que lo hace es lo relevante, y no es algo de lo que se habla de forma infantil o como en algunas otras series, aquí se plantea con unos aires algo tétricos e incluso hasta trágicos. Más que el hecho de vivir o morir, se trata de si moriste correctamente, si vives en deshonra, arrepentimientos o si pudiste cumplir la misión.

Los valores de los ninjas llegan a ser algo primordial en ellos y se puede experimentar el aprendizaje de ellos con Naruto, sus compañeros y nosotros, los espectadores. En un mundo donde fluyen la fama, las recompensas, la competencia, el desarrollo de técnicas, los secretos, los juegos de poder y las guerras, encontraremos que al final, los que viven al límite y ponen su vida en juego en cada misión necesitan algo a que aferrarse y vivir cada día como decidan, con una dirección clara y sin arrepentimiento.

Tal vez, el pináculo de la serie sea el Examen Chunin, donde se pone un tanto cerebral, filosófica, cruel, perturbadora y algo política-social. Es donde se desvanece y muere todo tono de ser una obra shonen típica y se borra lo “infantil” o cualquier ápice de pretensión. Si bien se sintió tanto en animación, escenografía, banda sonora y narrativa una gran seriedad mezclada con el ser un ninja en el País de las Olas con el personaje Zabuza como eje, el examen fue incluso más frío y sanguinario.

Oíamos cosas como “Zabuza es de una generación especial, donde para graduarse debía matar a todos sus compañeros”. Con el Examen Chunin, la primera parte consistía de una tortura psicológica, pero la segunda parte ya se trataba de una prueba de supervivencia en un bosque, donde se mandaba a dos equipos en busca obtener dos pergaminos (Pergaminos del Cielo y de la Tierra) a toda costa, permitiéndoseles obtenerlos sin ninguna restricción, incluyendo la muerte.

Opiniones

En conclusión, es una historia algo simple y emocional, con matices que sirven para adentrarse en la industria del anime y el manga, sobre todo si quieres saber más del estilo típico del anime. A su vez, es una obra que llega a tener una mayor complejidad en trama con el pasar de los arcos, al mismo tiempo que introduce una buena cantidad de personajes carismáticos e interesantes que se desarrollan en pequeña o gran escala desde el comienzo.

Naruto también demuestra varias auras temáticas, si bien en general muestra y predomina una alegría, jovialidad e inocencia (explorando la pubertad) por el elenco de preadolescentes, de un momento a otro puede dar un aura de muerte u oscuridad. A la vez que el tono competitivo que puede ser común entre los jóvenes personajes llega a volverse algo más complejo, profundo y filosófico. La razón para esforzarse, la razón para avanzar, y el impacto que uno tienen en el mundo y el mundo tiene en uno.

Puede que no tenga planetas siendo destruidos, puede que no sea la obra más compleja o enigmática y algunos de sus aspectos se ven mejor o peor con el pasar de los años, pero la primera vez que la veas encontrarás una obra épica de amistades y autosuperación, con bastante y memorables momentos.

Sin decir que, comparado a sus semejantes en su época, resalta por la complejidad y desarrollo de sus personajes. La calidad que desprende es tal, que sentó las bases y un estilo que serían casi calcado por el resto de autores manga durante años (incluso en la actualidad) y que generó centenares de obras de manga de calidad intermedia o alta.

Si eres como yo, un escritor/autor novato, o de repente eres más experimentado, es imprescindible que no te pierdas de esta obra. Sirve incluso como un repaso sobre las pautas y fundamentos clásicos de la ficción, y el cómo hacerla atractiva y popular.

Comentarios
Andres Renzo Balsa Eguiluz
Andres Renzo Balsa Eguiluz
Responder
La verdad, que como serie es uno de los shonen más buenos de la generación anterior. La animación deja mucho que desear en muchísimas cosas. Si bien en algunos capítulos la calidad sube en la gran mayoría, la animación es muy perezosa y poco atractiva.
Colet Miluska Castro Zorrilla
Colet Miluska Castro Zorrilla
Responder
Naruto está basado en un manga y se está haciendo tan o más popular que Dragon Ball, destaca el guión donde los malos no son simplemente malos porque si, sino que en este caso cada personaje tiene su propia historia y trasfondo que lleva a cada uno de ellos a actuar de un u otro modo, con esto quiero decir que la personalidad de los distintos personajes esta muy bien definida.
loading