eMARKET PERÚ

(Avatar) La Leyenda de Aang: Una Obra de Igualdad 

Avatar: The Last Airbender es una serie animada estadounidense con estilo anime que se emitió entre 2005 y 2008, siendo considerada por muchos una obra excepcional.
Renzo Rojas
Publicado el 11-04-2022 a las 11:09

Avatar: The Last Airbender es una serie animada estadounidense con estilo anime que se emitió entre 2005 y 2008, siendo considerada por muchos una obra excepcional. Hace tiempo le dediqué un artículo, hablando sobre mucha de su sabiduría sobre la igualdad entre naciones, el estatus y el inmortal Avatar.

Pero no pudo resumir por completo toda su belleza y magnificencia, así que finalmente podré centrarme a hablar sobre otro gran aspecto que posee y es muy reconocido: sus personajes femeninos. Recuerden que pueden ver toda la serie en Netflix, incluyendo La Leyenda de Korra (y no hablaré de esta).

Katara

Una joven de la Tribu Agua del Sur, la cual en cierto grado fue casi el segundo protagonista principal de la serie, fue la que encontró al Avatar, encontrando así una oportunidad para poder ir al Polo Norte y aprender a ser una Maestra Agua y ponerle fin a la guerra.

Una gran parte del personaje consiste en la empatía, su amabilidad, su feminidad, su responsabilidad, su preocupación por el prójimo, y todo aspecto maternal que es innato en una mujer.

Pero también involucra su gran deseo por convertirse en una figura capaz de proteger y cuidar de los demás miembros de su tribu, unas actitudes surgidas ante la pérdida de su madre y el abandono de los hombres para ir a la guerra.

Pese a todo lo bueno, Katara llega a mostrar otras facetas a lo largo de la serie, llega a volverse celosa y a envidiar el rápido progreso de Aang en el desarrollo de sus habilidades de Agua Control. Muchas veces se torna temperamental y no soporta que no se la pueda considerar guerrera por ser mujer, así como las burlas e impertinencia de su hermano Sokka y de su compañera Toph.

También experimenta desagrado y odio por la Nación del Fuego, lo cual se vuelve en una fuerte desconfianza en el príncipe Zuko. La obra incluso llega a explorar lados más profundos de Katara, con la introducción de la Sangre Control y la propuesta de venganza contra el asesino de su madre.

Katara es un personaje que no teme o rechaza su feminidad, tiene un genuino interés en verse bien y en descubrir el amor, como llegar a dominar las muy útiles técnicas de curación, y con todo ello, llega a mantener sus deseos por desarrollarse como una guerrera usando el Agua Control.

A lo largo de la serie, se llega a ver su progreso como Maestra Agua, iniciando con escenas de incompetencia en el primer capítulo, para luego experimentar un progreso lento y esforzarse por aprender, yendo incluso contra las costumbres de la Tribu Agua del Norte y su enfrentamiento a la Sangre Control. Llega a ser una gran guerrera que protege al Avatar y a los indefensos, a la par de convertirse maestra para Aang, y, sobre todo, llega a ser una voz reconfortante para todos.

La joven no siempre tiene razón y, en ocasiones, puede llegar a ser un poco ingenua. Los demás no siempre concuerdan con ella, e incluso Aang llegó a discrepar con ella en varias ocasiones, como su visión de la venganza o el recordar dedicar un tiempo para divertirse y disfrutar de su infancia.

Toph Beifong

Quizás el personaje más rudo y masculino de toda la serie, es una niña de 12 años que nació ciega y tenía unos padres extremadamente ricos y muy sobreprotectores. Pese a no poder ver con los ojos, logró aprender Tierra Control lo que le permitió “ver con los pies” a grandes distancias.

Toph es una persona sumamente independiente, aunque algo sucia (no le gusta bañarse), grosera y áspera en sus relaciones, y cuenta con la habilidad de detectar las mentiras en sus semejantes. Ella es una de las más poderosas Maestra Tierray pionera en desarrollar el Metal Control.

Su condición y crianza son algo que le ha afectado y sigue acarreando, ya que, si bien sabe desenvolverse como una dama cortés y pulcra, prefiere mantenerse descalza, dormir en el suelo y evitar bañarse. Es naturalmente ruda y fuerte, pero también es muy sensible y se ofende con facilidad, e intenta ocultar esa faceta de su ser, manifestándose por ello con un permanente rechazo a la autoridad, la compleja relación con sus padres, su exagerada terquedad, y la dificultad para el trabajo en equipo.

Es pues, incapaz de abrirse emocionalmente a los demás y desarrollar empatía o comprensión hacia los demás, incluso hacia el Avatar, cuando hay oportunidad de que él sea su maestro.

Toph es una joven capaz y confiada, a la que su ceguera nunca le ha molestado ni le significó un impedimento, a tal punto que es un tema con el que incluso ella bromea. A menudo, se siente mejor que todos los Maestros, incluso que el propio Avatar y sobre todo bastante más que los demás Maestros Tierra (algo que podría ser cierto, considerando el hecho de haber desarrollado el Metal Control).

No requiere grandes músculos o una gran cantidad de ataques “a ciegas”, sino que es alguien que sabe esperar el momento adecuado para atacar con precisión e intensidad. Su capacidad y sabiduría son enormes, pero su arco en la historia es su progreso en abrirse ante los demás y desarrollar sus capacidades sociales, las cuales posee en el fondo pese a no siempre demostrarlo.

Princesa Azula, Mai y Ty Lee

Azula puede ser la persona más temible de toda la serie, pues con solo 14 años ya era una poderosa Maestra Fuego y era capaz de usar el relámpago, una técnica tan fría, poderosa y calculadora como ella.

Desde niña fue la preferida de su padre, quien le enseñó sobre política y ello la llevó a ser una gran manipuladora. Sus habilidades en combate eran siempre superiores a las de su hermano y llegó a ser un duro oponente para el propio Avatar Aang, pero lo más aterrador fue el hecho de cómo, con astucia, engaños y política fue capaz de conquistar a Ba Sing Se (traducido como “La Ciudad Impenetrable”), la capital del Reino Tierra. Fue reconocida por formar una alianza con la corrupta policía elite de Dai Li, la cual abrió los impenetrables muros de la ciudad y le permitió así lograr una conquista con la que sus ancestros solo soñaban por más de cien años, desde adentro.

Azula, además de ser un genio en combate, resultó ser sádica, implacable, metódica, calculadora y controladora, aunque sus proezas nunca podrían haber sido realizadas por ella sola, por lo cual buscó la ayuda de sus mejores amigas, siendo quizás la alegre y animada Ty Lee, quien, en adición, resultó ser la más letal de las dos. Ty Lee era una entusiasta joven aristócrata que tuvo una educación privilegiada, pero decidió volverse acróbata de un circo que viajaba por el Reino Tierra, donde fue muy reconocida por su capacidad de incapacitar tanto a no-maestros como maestros a través de los puntos de chi.

Azula también recurrió a Mai, una joven hábil con los cuchillos y proyectiles, quien manifestaba una actitud de desdén y aburrimiento ante todo lo que le rodeaba, incluso cuando era parte de una familia aristócrata que controlaba una colonia. La cual fue una herramienta apropiada para manipular a Zuko y ponerlo de su lado, al menos de forma temporal.

La gran conquista de Azula se debió en gran medida a estas dos mujeres, las cuales irónicamente también formaron parte de su eventual derrota, al provocarle inseguridad, paranoia e inestabilidad mental, que emergían por la intolerancia de la princesa cuando las cosas no se hacían a su modo.

El Avatar y Kyoshi

El Avatar podría ser el mejor personaje de la serie y el que mejor personifica los valores de la igualdad. Aang es un niño varón de 12 años pero que no representa los valores tradicionales de la masculinidad: es vegetariano, respeta todos los seres vivos, no prioriza o busca la fuerza física, es un pacifista que prefiere resolver todos los problemas hablando y su principal estilo de combate consiste en evitar los ataques, esquivar, repeler, confundir y derribar al oponente.

El Avatar es un individuo que actúa de igual manera ante todas las naciones porque nace y renace alternadamente en cada una de ellas y se siente conectado con todos. El tendrá que volver a ser un pupilo en cada nueva vida, y deberá volver a aprender tanto el control elemental como la conexión con su lado espiritual y la sabiduría.

Pero quizás su mayor forma de igualdad está en el hecho de que puede nacer como hombre o mujer, casos como el famoso Avatar Kyoshi, el más longevo de la historia, con 230 años, y muy conocida por haber protegido a la región de pequeñas aldeas pesquera donde fue criada, a la par que evitó un conflicto bélico que era prácticamente ineludible, desarrollando una proeza sin igual: separó la península del resto del continente, la cual fue posteriormente rebautizada como Isla Kyoshi, donde su protección sería sucedida por las Guerrer Kyoshi, unas poderosas combatientes de élite conformado exclusivamente por mujeres, quienes vestían igual a dicho Avatar.

Kyoshi era una persona con decisiones firmes y sin dudas, aunque no sus decisiones no siempre acabaron bien para el futuro, contando entre sus mayores fracasos la fundación dela elite de Ba Sing Se, los Dai Li, quienes originalmente surgieron para proteger la cultura de su nación.

Un grupo el cual se corrompió, a tal grado que se silenció toda la información sobre la Guerra de los Cien Años en la capital, llegándose a ocultar la verdad incluso al Rey Tierra.

El Avatar no es un individuo perfecto, y con el paso de los años sus acciones o como las decisiones repercuten de formas que nadie pudo haber previsto. Kyoshi, Roku, e incluso Aang, pese a ser todo poderosos y semi-inmortales, son humanos imperfectos. La carga del Avatar no es solo defender al mundo, debe defender la paz, debe evitar el conflicto y llevar la pesada carga de buscar la igualdad, y todo ello evitando derramar la menor cantidad de sangre posible.

Hay mucho idealismo en esta entidad, la cual tiene una misión imposible e interminable, pero que, con la sabiduría de la gente, la experiencia de sus vidas pasadas y el ciclo de reencarnación, tienen un mayor panorama en el que no importa el estatus, la nacionalidad, el género, o ser un humano o un espíritu inmortal.

Comentarios
Alberto Pablo Gonzáles Pardo
Alberto Pablo Gonzáles Pardo
Responder
Con avatar no pasarás ni un momento de aburrimiento. El dinamismo de los cuatro elementos en batalla da paso a los enfrentamientos más creativos y los momentos más épicos.
Hernan Reinaldo Chávez Molina
Hernan Reinaldo Chávez Molina
Responder
Empecé a verla porque me enteré de que Shyamalan iba a realizar una película basándose en esta serie. La historia va transcurriendo de una manera tan sazonada. Ves como van desarrollándose los personajes, como van madurando, como van descubriendo sus nuevas habilidades.
loading