Warhammer 40 000, La Guerra Eterna del Futuro 

¿En qué trabaja ahora Henry Cavill? Por si no lo saben, ha sido sido fan de Warhammer 40 000 por 22 años, y actualmente trabaja en el universo cincematográfico de la misma.
Renzo Gabriel Rojas Ballesteros
Publicado el 05-08-2023 a las 19:04

¿En qué trabaja ahora Henry Cavill? Por si no lo saben, ha sido sido fan de Warhammer 40 000 por 22 años, y actualmente trabaja en el universo cincematográfico de la misma.  Una historia sobre un futuro distópico, sombrío y sin esperanzas… lo cual es poco común y fresco, si lo piensas. Este es un breve y rápido resumen de esta franquicia que existe por casi 40 años.

¿Qué es la marca?

Warhammer 40 000 (resumida como Warhammer 40K) es una franquicia europea, fundada inicialmente en 1987, por Andy Chambers y Rick Priestley. La distribución estuvo a cargo de Games Workshop.

El principal producto de la marca es una colección de figuras personalizables de un War Game (un juego de mesa, simulando unidades bélicas), algo que resultó inspirando el mercando de Dungeons & Dragons.

Sin embargo, con el tiempo fueron sacando novelas, libros, videojuegos y demás formas de expansiones del juego, resultando sumamente populares y con un estilo propio y fácilmente reconocible.

Ambientación

La trama se sitúa en el futuro apocalíptico neo-gótico, específicamente el 41° milenio, estando el Imperio de la Humanidad expandido por toda la Vía Láctea. Sin embargo, existen innumerables amenazas, tanto del exterior, representadas por otras razas alienígenas y entidades de otra dimensión (el Chaos); como del interior mismo, encarnadas en los traidores y en el gobierno corrupto.

Pese a todo, la humanidad se intenta mantener unida, siguiendo al Dios-Emperador, el ser humano más poderoso de la historia y responsable de la unificación de la raza humana. Sin embargo, debido a ciertos sucesos, acabó herido de muerte y ahora está en un estado catatónico, permaneciendo conectado a su Trono Dorado, situado en Terra, iluminando la galaxia, pero sufriendo eternamente, y restringido a ser alimentando en su fuerza vital a través del sacrificio de diez mil psíquicos al día.

Los altos mandos y la iglesia son en extremo corruptas, hipócritas y están dispuestos a matar de hambre a billones de humanos por nada. Ser un humano civil promedio consiste en trabajar de lunes a domingo, con poco o ningún pago, siendo la única actividad de descanso dedicarse a rezar al Dios-Emperador.

La mínima desviación de las sagradas doctrinas es considerada herejía, siendo el castigo la muerte de la persona e incluso su familia o ciudad. Billones de civiles son enviados a luchar en la guerra, donde la expectativa de vida es de quince horas.

La única salida real de este infierno es ser un niño varón menor con un gran físico y rasgos psicópatas, pues serás forzosamente reclutado para así recorrer un infernal entrenamiento, matar a tu propia familia y ser sometido a cirugías sin anestesia o antibióticos para convertirte en un Marine Espacial, y ser enviado a luchar contra horrores cósmicos y afrontar una muerte inimaginable pero digna.

¡Marines Espaciales!

Los “Adeptus Astartes”, son los personajes centrales, tanto de las como los juegos de mesa, videojuegos y novelas. De manera sencilla, podemos describirlos como súper-soldados de dos metros y medio, los cuales cuentan con órganos especiales, grandes armaduras y con un gran equipo militar. Están divididos en unidades de mil marines cada uno, llamadas “Capítulos”.

Los Primarcas

Súper-humanos, hijos biológicos del Dios-Emperador y diseñados en laboratorios según sus requerimientos. Del ADN de cada uno de estos, es de donde viene la “Semilla Genética”, que se constituye en los órganos adicionales a ser asignados a los Marines Espaciales. Cada Primarca es único y con habilidades especiales, representando algunos de los rasgos de su padre.

El plan inicial del Emperador era crearlos y criarlos para ser los mejores generales en su campaña por unificar a la humanidad por toda la galaxia, pero fue traicionado y sus hijos acabaron dispersos por el universo. Cada uno de los Primarcas fue criado e influenciado de una manera única, pero también fueron tentados por el Caos, traicionando a su padre y acabando con la mitad de su mundo.

Hay cierta incógnita respecto al número de Primarcas creados: originalmente eran 20 (21, contando a los gemelos Alpharius y Omegón) pero solo conocemos a 18, y es que el Emperador se encargó de borrar toda información sobre los 2 faltantes en la historia y además los desapareció de la memoria de todos, alcanzando esta acción a los recuerdos de los otros Primarcas.

El Dios-Emperador de la Humanidad

Nadie sabe su nombre verdadero, solo se especula que nació seis mil años antes de Cristo, producto del suicidio colectivo de múltiples psíquicos, quienes buscaban crearlo para que la humanidad se salvara del Caos. Es y se considera solo un ser humano, aunque bastante más evolucionado y ciertamente superior, aunque también es un gran líder y lo consideran el psíquico más poderoso jamás visto.

Pasó milenios haciendo amistad con otros perpetuos, moldeando ligeramente la historia e intentando guiar a la humanidad, al grado de interpretar a las figuras relevantes: Jesucristo, Buda, Alejando Magno, etc.  En adición, sus poderes eran tan grandes que su apariencia y personalidad cambiaban constantemente, pero siempre adoptando una versión idílica, a conveniencia.

¿Héroe, mesías o tirano? Es incierto, ni siquiera sabemos si realmente era un humano, pero lo cierto es que parecía creer en el potencial de la humanidad y deseaba salvarla, a tal grado de crear a los Primarcas para ello, estando dispuesto a utilizarlos, manipularlos y sacrificarlos para ayudar a la mayoría.

Aunque, en sus orígenes, era ateo y odiaba la religión, acabó siendo adorado como uno. Negó ser un dios, pero parece que actualmente, mientras está sentado en eterna agonía en su Trono Dorado, se está convirtiendo en uno, al mismo tiempo que su alma se quiebra en infinitos fragmentos.

La Gran Cruzada y la Herejía de Horus

La ironía define una gran obra, y no hay mayor ironía que la traición del hijo favorito del Emperador (Horus), así como que la mitad de los Primarcas traicionaran al Imperio. La motivación de cada uno de los Primarcas resulta fascinante, y asimismo sus acciones o reacciones ante esta guerra civil.

Lo peor de todo, es que la mayor motivación no vino del Caos, sino que resultó en parte por la relación que tenían con su padre, ya que era un manipulador que los veía más como herramientas. Aun así, mucho del camino de estos traidores se debe a ellos mismos, a su orgullo, arrogancia, envidia, rencor o complejos de inferioridad.

Esta guerra sucedió en el milenio 31 y duró 7 años, teniendo como consecuencia la muerte de muchos y dejando herido de muerte al Emperador de la Humanidad. Pero tal vez la mayor tragedia e ironía, es que esa no fue la peor masacre que sufriría la humanidad, ni siquiera causada por su propia gente.

¿Caos? ¿Demonios? ¿Dioses?

Existe otra dimensión, otro plano, algo que combina cosas del cielo, del infierno y del purgatorio. El cúmulo de todas las ideas, emociones y creencias de los seres sapientes, algo que llaman “Caos”.

El tiempo y el espacio no tienen sentido, solo surgen seres aberrantes, en este lugar se juntan las almas en un tormento eterno.  Pese a todo, pasar por aquí es la única forma que tiene la humanidad para viajar por el espacio sin tomar miles de años de distancia.

El Caos podría personificar el amor y emociones positivas, pero en un mundo en guerra, solo seres demoniacos surgen de él.  Desde que surgió el cuarto Dios del Caos, apareció un gran portal llamado “Ojo del Terror”, que liberaba aún más demonios. Era horripilante, pero Abaddon el Saqueador atacó unos obeliscos que lo contenían y ahora es una grieta que divide la mitad de la galaxia, dejando la mitad del Imperio de la Humanidad a su suerte y a muchos mundos a merced del Caos.

Existen muchas entidades del Caos, pero son cuatro aquellos que resultan ser los más poderosos y únicos capaces de proclamarse Dioses:

  1. Khorne - Señor de la Sangre, Ira, Violencia y el Asesinato.
  2. Tzeentch - Amo de las Maquinaciones, el Engaño, el Conocimiento y la Hechicería.
  3. Nurgle - El Señor de la Peste, las Enfermedades y la Podredumbre.
  4. Slaanesh - El Príncipe del Exceso, el Placer y el Sufrimiento.

Pese a lo aterradores que son y a la situación actual, lo más temible es que tienen a varios Marines y Primarcas Traidores bajo su mando, a los cuales les han otorgado bastante de su poder e incluso la inmortalidad. Finalmente, hay que indicar que el horror real no es solo la fuerza que tienen, sino las cosas horrendas que realizan y la remota posibilidad que se tiene de sobrevivir a sus ataques.

Opiniones

¿Por qué muchos amamos este universo? La respuesta ciertamente nos va a resultar compleja.  Lo más relevante es la frescura que transmite: uno está acostumbrado a ver a la humanidad como los héroes o como una raza brillante y capaz, una que siempre se supera y lucha por la justicia, pero en esta trama nada de eso es cierto, sino que somos una raza que en el pasado y en el presente ha librado guerras contra sí misma, por su propio beneficio. También resulta en una historia sumamente realista, ya que como siempre, los poderosos buscarán más poder.

Resulta interesante el hecho de que todos tengan un contenido de malicia, porque así pueden mostrarnos situaciones que no veríamos con héroes puritanos.

Del mismo modo, posibilita la generación de situaciones muy interesantes que incluyen matanzas y horror, ya que los personajes reciben su merecido.  Aun así, esto no niega que existan héroes o personajes más nobles, incluyendo desde los más simples humanos hasta los Marines Espaciales y Primarcas. De hecho, incluso los personajes más malvados pueden mostrarnos leves destellos de su humanidad, bondad y comprensión. Este ambiente tan trágico y desolador es una prueba rigurosa para la voluntad, siendo la supervivencia diaria más satisfactoria, luego de haber sufrido tantas pérdidas.

La verdad, ya estamos acostumbrados a estos futuros distópicos en la ficción, y es que siempre se repite lo mismo: un solo individuo es capaz de cambiarlo todo para mejor. Esto resulta algo absurdo.

El Emperador y los Primarcas podrían encajar en cierta forma dentro de esa categoría, pero la verdad es que fueron fabricados específicamente para ello y llegan a convertirse en nuevos antagonistas, además que tienen tantos problemas personales, planes y enemigos, que ayudar al resto es sumamente difícil y no tienen tiempo o lo hacen de una forma complicada.

Así mismo, otra virtud de esta distopia es el hecho de que todos los mundos de la humanidad quedaron aislados y se desarrollaron de formas únicas, enfrentando sus propios problemas y creando sus propias culturas. Toda la raza humana tiene su propio estilo y cultura, sus propias reglas, valores y deberes.  Así mismo, el siempre vestir de forma exagerada y estar listos para la guerra, queda bastante bien y muestra tanto la época de guerra constante como su individualismo o fanatismo.

Palabras Finales

Hay mucho que hablar de este universo, Warhammer tiene mucho que ofrecer y este artículo fue apenas un roce extremadamente leve y resumido de la historia, presentado a modo de introducción. Aún no he hablado de la cronología, las razas alienígenas, ni a fondo, acerca de los Primarcas y las teorías.

Comentarios
Brian Víctor Paredes Larrea
Brian Víctor Paredes Larrea
En algunos casos, la narrativa puede volverse excesivamente oscura y pesada, dificultando la conexión emocional con los personajes y la historia.
Damian Walter Silva Higa
Damian Walter Silva Higa
La atención meticulosa a los detalles en la construcción del mundo, la variedad de razas y facciones, y la narrativa épica me han sumergido por completo en su historia. Cada miniatura está meticulosamente diseñada, lo que muestra el amor y la pasión que los creadores han invertido en este universo. Sin duda, es una obra maestra que ha dejado una marca perdurable en los juegos.