Star Wars - Los Sith, Eternos Aprendices 

Los Sith son los villanos más grandes y famosos en la ficción, sin embargo, ¿qué tanto sabemos de ellos? Hoy hablaremos sobre sus orígenes, tradiciones y poderes.
Renzo Gabriel Rojas Ballesteros
Publicado el 02-03-2024 a las 00:38

Los Sith son los villanos más grandes y famosos en la ficción, sin embargo, ¿qué tanto sabemos de ellos? Hoy hablaremos sobre sus orígenes, tradiciones y poderes.

Orígenes

Cien mil años antes de la Batalla de Yavin, existía la raza y civilización de los Sith de pura sangre, usuarios del Lado Oscuro conocidos por su piel roja y tentáculos faciales.

Eran nativos del planeta Korriban, siendo una civilización de reinos bélicos que vivía en armonía y donde los más fuertes eran los que reinaban.

Fue así hasta que fueron unificados por el rey Adas, luego de la guerra con los Rakata, es que el Imperio Sith obtendría naves y tecnología para viajar por el espacio y expandirse.

Sin embargo, la ambición y conflictos internos que se desarrollarían acabaron por afectar intensamente al imperio desde adentro, llevándolo a su destrucción y obligando a su gente a vivir de forma primitiva.

Los remanentes de la raza Sith de pura sangre serían conquistados por los Je’Dai del Lado Oscuro sobrevivientes de la guerra civil de Tython, lo que con el tiempo mezclaría las razas y redefiniría al término Sith actual. Este nuevo Imperio Sith, sería la época dorada que gobernaría ciento veinte mundos, manteniéndose alejados de los Jedi.

La guerra con la República terminó siendo inevitable, ocasionando la caída del imperio Sith y la extinción completa de la civilización, dando origen a la enemistad y odio entre los Sith con los Jedi.

Definición

No hay que confundir a los Sith de los usuarios del Lado Oscuro o de Sables de Luz Rojos, ya que, si bien usan estos, no son lo que los define. El principal rasgo de los Sith es que tenían el título de “Darth” y un nombre de Sith que definía su forma de ser, así como el hecho de que son una dinastía ancestral y que se centraban en dos personas, un Maestro y un Aprendiz.

Esta dinastía es sumamente antigua y va de una relación de Maestro y Aprendiz, donde se transmitían lecciones de vida y formas de usar la fuerza, lo cual los hacía más fuertes y especializaba en el uso del Lado Oscuro. Así mismo, fueron un grupo muy secreto y se creyeron extintos por mucho tiempo.

También era posible el hecho de que en ocasiones tenían seguidores del Lado Oscuro, pero a menudo mucho más débiles: los Inquisidores, los Caballeros de Ren o Acólitos Oscuros.

Siendo subordinados de los Sith, carecían del título de Darth y un nombre propio, así como el hecho de que no recibían lecciones de las técnicas o tradiciones Sith, siendo todo eso los hacía mucho más inferiores y a la vez fáciles de manipular o usar.

Entrenamiento y Filosofía

La forma en que se recluta a un aprendiz suele variar en muchas ocasiones.

A veces suelen ser antiguos Jedi o jóvenes Padawan tentados por el Lado Oscuro, aunque en ocasiones pueden encontrar gente talentosa del Borde de la Galaxia o en planetas internos como Naboo, mundos donde no suelen hacer las pruebas de midiclorianos. Aunque los Sith suelen ser muy selectivos con sus aprendices, buscando siempre a los más talentosos.

Muchos Sith no ven dos lados de La Fuerza, sino el Lado Luminoso como el comienzo y el Lado Oscuro como la parte más avanzada y en el cual siguen buscando aprender más.

Es por esto que suelen despreciar a los Jedi, debido a que se limitan y en cierto modo son ignorantes. El Lado Oscuro tiene muchos poderes, entre el Rayo de la Fuerza y la Alquimia Sith, pero como consecuencias tienen a las deformaciones y a la inmortalidad en el plano físico.

Los Sith son depredadores por naturaleza, tal es el caso que su relación Maestro y Aprendiz suele ser una competencia mutua y una relación de tóxica codependencia.

Esto se refleja en el hecho que es común la traición entre los dos, y esto también puede llegar a significar la muerte o el fracaso en la consecución de sus metas. Esta forma de vida en la que no pueden bajar la guardia en ningún momento es algo que siempre los mantiene pendientes de todo a su alrededor y de las intenciones ajenas, mejorando sus habilidades poco a poco.

Creen mucho en las emociones, siendo las cuatro principales: miedo, ira, odio y sufrimiento. Y es por esto que suelen buscar torturar a sus aprendices para que sientan y dominen estas emociones.

  1. La paz es una mentira, solo hay pasión.
  2. Con la pasión, obtengo fuerza.
  3. Con fuerza, obtengo poder.
  4. Con poder, obtengo victoria.
  5. Con victoria, mis cadenas se rompen.

La Fuerza me liberará

Aun así, muchos Sith creen en un cierto balance al usar la fuerza, de manera similar a los Jedi. Esto se debe a que dejarse llevar por sus emociones les ha costado caro a lo largo de la historia, por lo que se suelen trabajar mucho para enfocarlas adecuadamente. Una forma de enfoque es usar la ira y causar el miedo en sus enemigos, así como el sufrimiento propio como una fuente de poder constante.

Nombres

Se sabe que todo Sith suele tener dos nombres: el título de “Darth” y el nombre propio del Sith. “Darth” significa “oscuro”, debido tanto por el uso de ropas negras como su personalidad y el uso del Lado Oscuro de La Fuerza. El primero era una tradición ancestral que tiene que ver con una raza conquistadora y considerado un título que distingue a la dinastía de los Sith.

Pese a esta referencia, por un tiempo se llegó a considerar el “Darth” como un título y nombre maldito, ya que traía mala suerte. Esto se debía a que era común la traición entre los “Darth” y a que solían fracasar en el desarrollo de sus planes.

El segundo nombre era propio y único de cada Sith, siendo asignado por el Maestro al Aprendiz. Este nombre era sumamente especial, ya que a menudo tenía que ver con una descripción de su forma de ser, sus motivaciones, su legado o destino. Ejemplos: Sidious era insidioso, Plaegueis corrompió la República, Nihilus era nihilista, etc.

Regla de Dos

¿Por qué solo existen dos Sith? A primera vista, suena ilógico, sobre todo cuando existían cientos de Jedi a los que enfrentar. Esta es una regla y tradición ancestral de ellos, creada por el mítico Darth Bane.

Entre los Sith siempre deben existir exactamente dos: el Maestro y el Aprendiz. La principal razón de esto se debe al orden y a la jerarquía: el Maestro el superior y quien ostentaba el poder, mientras que el Aprendiz codiciaba el poder y buscaba aprender del maestro.

Sin embargo, si existían dos aprendices o más, esto llevaría a que se unieran para derrotar al Maestro, lo cual haría que se perdiera el conocimiento y que luego empezaran nuevos conflictos entre los aprendices. Así mismo, el Maestro debía ir enseñando al Aprendiz lecciones cada cierto tiempo, o sino este no tendría motivaciones para seguirlo y la dinastía terminaría.

Pero si eran exactamente dos, un Maestro y un Aprendiz, nunca bajarían la guardia y siempre competirían para seguir siendo el más fuerte. Si el Aprendiz se revelara, el Maestro podría doblegarlo y mantenerlo bajo su mando, mientras que, si el Maestro languidecía, el Aprendiz lo derrocaría y tomaría su puesto. De esta forma, siempre perduraba el más fuerte y el conocimiento no se perdía.

Aun así, debido a la astucia y conspiración entre ambas partes, a veces era común que ambos tuvieran un aprendiz secreto, pero esto era compensado al no ser parte oficial de la jerarquía y formaban parte de un plan para derrocar al Maestro o un reemplazo del Aprendiz.

Sables Rojos

Lo más icónico de los Sith son sus Sables de Luz rojos, lo cual es único y exclusivo de ellos. La obtención de estos es muy diferente al caso de un Jedi, siendo una tradición oscura. El primer paso es que un Sith debe buscar y vencer a un Jedi, sin usar ningún sable. La tarea es difícil, aunque no imposible.

Pese a esto, se sabe que los cristales kyber, la pieza central de los Sables de Luz y lo que les da su color, tienen cierta influencia con la fuerza y escogen a su portador. Por ello es tan interesante el segundo paso, ya que el Sith tiene que corromper el cristal, un proceso que también es llamado “sangrado”.

Este proceso consiste en bañar el cristal con la fuerza, en específico usando las emociones negativas y así tornar el cristal en un color rojo sangre, doblegando su voluntad.

Señores del Cambio

La Fuerza tiene dos lados: el Luminoso y el Oscuro. Si bien los Jedi se hacen unos con La Fuerza, son guiados por ésta y siguen su voluntad, solo escuchan la mitad. Los Sith son quienes escuchan la otra parte, el lado violento, ambicioso, dominante y el cambio.

Los Jedi por siglos se negaron a cambiar la galaxia, perdieron su camino y se volvieron corruptos al igual que la República. Fue el Lado Oscuro a través de los Sith, el que tuvo que intervenir, tuvo que destruirlos, empeorar las cosas y causar que todo ardiera, para que así se formara la Alianza Rebelde que luchara por algo justo y formara una Nueva República.

Si bien no todas las intervenciones de los Sith son correctas moralmente, las personas están mal en negar el animal interior, el ser que lucha por sobrevivir, sentir emociones, aprender, cambiar, superarse y competir. Son la personificación de lo que es ser una persona, y aunque son la versión más extrema y exagerada, esto acaba siendo tanto el opuesto como el balance con los serenos y estoicos Jedi.

Opiniones finales

Soy un gran fanático de los Sith, no solo los considero villanos y si bien son un arquetipo de “señor oscuro”, son más que eso. Son la máxima personificación de la maldad, de la ira, el odio, la traición, la depredación y búsqueda de poder. No solo tienen tendencias oscuras, ellos las viven, las meditan y las perfeccionan. Han sido una gran inspiración para muchos villanos en la ficción, pero solo son sombras de la verdadera oscuridad que personifican.

Comentarios
Jazmín Samantha Condori Pantoja
Jazmín Samantha Condori Pantoja
Los Sith representan el lado oscuro y apasionante de Star Wars. Su enfoque en la fuerza de voluntad, el poder y la transformación personal los hace villanos complejos y cautivadores. ¡Siempre generan un impacto profundo en la trama!
Adriana Sandra Guevara Vilca
Adriana Sandra Guevara Vilca
Los Sith de Star Wars son personajes intrigantes con su sed de poder y dominio del lado oscuro de la Fuerza. Su complejidad y ambición los convierten en antagonistas fascinantes en la saga. ¡Verdaderamente memorables!