Psicólogos y psiquiatras la diferencia
por Daniel Salcedo Ugalde · publicado el 20 Octubre 2016 · actualizado el 23 Junio 2017

Es muy frecuente que, a los que estudiamos la carrera de Psicología, o a quienes tengan algún tipo de relación con ella, se nos formule la pregunta acerca de en qué se diferencia esta profesión con la Psiquiatría. Ahora bien, estoy seguro de que muchos de nosotros ha escuchado como respuesta de que la diferencia solamente estriba en que “el psicólogo clínico no puede recetar ningún tipo de fármaco, mientras que el médico psiquiatría, sí”. Si bien, esta aseveración no dista mucho de la realidad, no podemos reducir este tipo de respuestas únicamente a este aspecto.

Es necesario, tener en un panorama más claro sobre cuáles son las disimilitudes entre ambas disciplinas. Debemos empezar estas diferencias partiendo desde el hecho de que son profesiones distintas. Sin embargo, es innegable que, durante una terapia de psicología y psiquiátrica, hay situaciones en que ambos profesionales pueden trabajar en equipo y complementar sus técnicas en función de la mejora de un paciente.

Incluso, no es exagerado mencionar que, en la mayoría de los casos, la terapia psiquiátrica no tendría un buen pronóstico si es que, en el proceso, el paciente no lleva ningún tipo de intervención psicológica. Generalmente, en la mayoría de tratamientos de patologías, ambos profesionales se encuentran en permanente contacto, para obtener resultados más óptimos que beneficien la salud mental de la persona.

El psiquiatra

El psiquiatra es un profesional que ha concluido la carrera de Medicina y que se orienta a tratar enfermedades o patologías de índole mental. Es decir, estamos hablando de un médico que ha cursado los años correspondientes a su carrera, y se ha especializado en Psiquiatría. El psiquiatra tiene como propósito fundamental diagnosticar patologías mentales desde el aspecto biológico. Es decir, interviene en la fisiología de la persona a través de la medicación, cuya finalidad principal es regular la bioquímica cerebral.

Psiquiatra

Antes, tengamos en cuenta que una enfermedad mental es una descompensación en la química y en procesos químicos de nuestro cerebro, valga la redundancia. Por ejemplo, cuando una persona sufre de Depresión, nuestro cerebro está experimentando una alteración química en la producción de sustancias como dopamina, serotonina y norepinefrina. Es entonces en que el psiquiatra interviene con las técnicas que considere pertinentes, e intenta equilibrar las sustancias químicas en nuestro cerebro, para evitar consecuencias graves o un deterioro mayor en la salud de la persona.

Psicólogo

Por otra parte, el Psicólogo clínico es el profesional de la salud mental que tiene como funciones principales diagnosticar y tratar problemas conductuales, trastornos y desórdenes emocionales, a través de la psicoterapia. Su trabajo, durante el proceso de rehabilitación del paciente, es externo y se da mediante la elaboración de ejercicios que ayudan a identificar situaciones, emociones y pensamientos perjudiciales para su salud mental. En la intervención del psicólogo clínico, fundamentalmente, incita al paciente a su propio manejo cognitivo, emocional, y conductual a través de estrategias diseñadas con el propósito de corregir factores que deterioren su desenvolvimiento en las esferas social y personal.

Conclusión

La mayoría de trastornos requieren tanto de la asistencia tanto de un psicólogo como de un psiquiatra. A veces no basta sólo con recurrir a una psicoterapia para aliviar alguna dificultad emocional o mental, sino también, es recomendable la medicación, dependiendo del caso. De la misma forma, en algunas situaciones no es suficiente, necesariamente, con sólo ir al psiquiatra y someternos a la receta médica que se nos ha proporcionado, sino además, es importante integrar su labor, con las técnicas y el trabajo que desarrolla un psicólogo en la terapia que considere conveniente.

Por otro lado, más allá de ser especializaciones de dos profesiones distintas, tienen como mismo objetivo el estudio y la rehabilitación de dolencias nocivas para la salud mental del ser humano. Asimismo, el uso de técnicas y el tipo de intervención de ambos, difieren en cómo abordan los trastornos mentales y dificultades que presenta el paciente. Sin embargo, lo más óptimo para el bienestar y la integridad física y emocional de una persona, es que, dependiendo de la patología, ambos profesionales complementen sus intervenciones y trabajen conjuntamente durante el tratamiento con la finalidad de obtener un pronóstico mucho más favorable.

1 Comentario

  1. La explicación es simple pero eficaz. Me parece que como "sentido común" la Psiquiatría es más aceptada de la Psicología. Tal vez el medicamento que se toca como una píldora transmite una sensación más rápida de curar.