¿Por qué comemos así los peruanos?
por Marcos Enciso Funes · publicado el 4 Abril 2016 · actualizado el 23 Junio 2017

Alimentarse es un acto general que determina el bienestar físico, social, emocional para el crecimiento del organismo vivo. El comer ha sido desde siempre el experimento fundamental del ser humano para su supervivencia, ya que satisface el hambre y nutre el organismo. Además, es un inmunógeno por traer salud y no solo repara exigencias fisiológicas sino que lo mantiene en desarrollo con una expresión de emociones positivas o negativas, pensamientos y conductas que a lo largo del tiempo han mantenido sus necesidades afectivas y justifican sus prácticas sociales.

Introducción

Si hay alguien que nos transmite emociones desde que llegamos a este mundo es la madre, que mediante la lactancia inicia la relación del bebe con el alimento, cuando la convierte en una actividad cargada de afecto coadyuva al consuelo del bebé que necesita sentirse seguro. Mediante este canal de dialogo se da el primer vínculo con el ser, el niño reconoce a su madre porque vivió en ella, distingue e identifica su olor, sus latidos, su calor, sus ruidos.

En este proceso de relación íntima se muestra el apego como el pedestal de desarrollo para que el sistema subcortical del cerebro sea de manera armónica, en las que están comprometidas las emociones provocadoras de neurotransmisores identificados con las sensación de felicidad, protegidos y seguros por su contacto humano, es que al sentirse amados adquieren elementos fundamentales para ser formados como seres sanos, estables y dirigidos por la motivación hacia el logro de objetivos.

Asimismo, con el destete pueden aprender a demorar gratificaciones y dominar la impulsividad, son más productivos y efectivos en la actividad que emprenden, por lo que según la inteligencia emocional, pueden conocer sus propias emociones y realizar así con deleite actividades recreativas. Entre otros factores más avanzados pueden reconocer en los demás las emociones para establecer mejores relaciones.

La alimentación y la emoción

Existe una relación muy estrecha entre la alimentación y la emoción, por lo que en nuestra sociedad a medida que vamos creciendo, vamos escuchando y tomando atención al lenguaje expresivo que es muy ilustrativo entre los peruanos, como cuando se refieren a sensaciones de satisfacción o desagrado por los sabores.

Como por ejemplo: “no la paso”, “Que rica”, “está para comérsela”, “es un churro”, “es tan dulce como la miel“,”que asco“. El lenguaje en este sentido, explica las preferencias inclusive relacionadas con el amor, tal cual existe la clásica frase popular “te quiero comer a besos” o en otras expresiones artísticas de la belleza.

Cada plato que es cocinado a diario recoge todos los ingredientes de nuestro pasado y nuestro presente, un fenómeno social y cultural que rompe las barreras de lo exclusivo y lo popular, es el escape de la presión social mediante el arte de la innovación y la creatividad, preparando año tras año una hábito, una costumbre que encuentra y mezcla todo el legado del pasado para dar paso a la tradición.

En armonía con la naturaleza

Por lo tanto, es importante el punto de vista de Santiago Antúnez de Mayolo y como afirma el doctor Pérez Albela, el antiguo peruano con sus avanzados conocimientos sobre ecología, vivió en armonía con la naturaleza, por esta razón tuvieron gran “natural realeza”, llevando una vida saludable a través de sus hábitos de nutrición y con una organización social digna de ser admirada en nuestros días.

Mayolo afirma que, la alimentación pre-colombina fue sabrosa y el que los nativos gustaban de ella se encuentra evidenciada por su vocabulario, y aunque de él, es indudable que nos quedan solo unas cuantas voces, las registradas testimonian el haber sido la comida un arte. Por ejemplo palabras como: Cuntoni, era el aroma de las viandas sazonadas, así como el de las frutas sabrosas y perfumadas. Paru, es también lo tostado y bien sazonado, hupttasca designaba también las viandas bien preparadas que con el micuy cuna, está indicando ser algo bien sabroso y apetitoso.

La solidaridad social

No obstante, los sistemas de solidaridad social y de las reservas de alimentos, principalmente se daban después de las erupciones volcánicas, cuando se intoxicaban las siembras, bajo los mantos de cenizas o cuando por efecto de los movimientos sísmicos interrumpieron el normal comportamiento del clima. Se cuentan de 7 a 10 años de sequía en la época de Inca Yupanqui, así como en otros periodos.

Así también agrega Mayolo, en cuanto al convite, la ley de hermandad, determinó la costumbre de reunirse el ayllu (grupo familiar en una comunidad indígena en la región andina) para el consumo de sus alimentos, con el propósito de que nadie quedara privado de ellos, pues lo que más tenían hacían participe de sus excedentes a los desfavorecidos. Los caciques, principales alcaldes y regidores comían en las plazas donde era costumbre juntar a sus pueblos porque era justo que en esto se guarde la costumbre antigua del Inca, que coman con ellos los indios y pobres públicamente.

Una cultura milenaria

El poblador acostumbró consumir tres comidas durante el día, la primera y última se realizaba en el hogar, mientras que la merienda sería realizada en público. Había una gran variedad de procedimientos para preparar y sazonar las viandas, por ejemplo fue una costumbre muy extendida que las carnes y pescados se comiesen crudos, no tanto porque faltaron los combustibles sino porque en esta forma es probable que los alimentos eran más asimilables.

La ingesta de los alimentos, debió revestir cierto grado de solemnidad, así como el pago a la tierra que en cada merienda se hacía, bien fuera por el jefe del ayllu, o por el pago de todos los comensales. Si recordamos como eran los peruanos hace medio siglo atrás, los alimentos se consumían en forma lenta, con tranquilidad en medio de risas y bromas entre comensales, mientras desaparecía la olla de chupi (plato común o primer plato) kamcha y ajíes, dando así razón a los dietistas contemporáneos que el mejor condimento para la alimentación es la alegría con que ésta se realiza.

Gastronomia

Todo este espíritu que existía en nuestros pobladores desapareció paulatinamente conforme los políticos y conquistadores para ganar electores comenzaron a sembrar el odio y resentimiento, para atribuirse fuerza política, más no para hacer algo en favor de los campesinos, que por el odio y resentimiento adoptaron actitudes negativas frente a la sociedad, y como consecuencia su nivel de vida deteriorase progresivamente. Es por ello que, el camino de hoy podría ser apreciar los alimentos antes de este episodio de la historia y evitar que se repita en la vida moderna.

Es así que al pasar los años, se puede decir que si se concentra nuevamente el Perú en ser un país con una cultura milenaria, relacionada entre la armonía del poblador con sus desiertos, ríos y montañas, de esta interacción con la naturaleza los peruanos podrían seguir descubriendo ingredientes especiales en color, aroma, sabor y textura.

Una generosa biodiversidad

Hoy el Perú busca ingresar al mundo con la diferencia heredada de los antiguos peruanos y su generosa biodiversidad, además de la natural creatividad de sus habitantes emanando cada vez más el orgullo por su propia comida tan igual que Machu Picchu. Hace dos décadas la comida extranjera era considerada mejor que la peruana por los limeños sobre todo por lo francés, poco a poco se emigró el orgullo a lo nacional, al reconocimiento que por años la comida del ande fue mezclada con lo criollo incluyendo las influencias europeas, asiáticas y africanas.

Machu Picchu

Es cuando el hombre deja la necesidad por el deseo, y con la gastronomía también abandona la tristeza por la alegría. Ha experimentado preparar y engullir sus propios alimentos por sí mismo, enfocado en su propia alma con razón y afecto para pasar a la práctica social en los peruanos, que comparten en pareja, en familia, entre amigos o grupos de pertenencia, los mismos que interioriza y reproduce en el día a día. Más esto debe ser el gran bastión para mantener el verdadero sentido del buen comer y no caer en el actual sedentarismo de la vida moderna fría individual y aburrida con sus excesos en grasas poli saturadas y a la ignorancia de que existe una educación nutricional.

Hipócrates

Mientras se restablezca la filosofía de los preincas e incas de utilizar los verdaderos nutrientes que coinciden con Hipócratesdeja que la comida sea tu medicina y tu medicina sea la comida” era que consideraba que el cuerpo humano tenía una capacidad innata de autocura. Todos lo sabemos: “eres lo que comes”, “la comida sí importa”; se puede decir que es el mensaje de nuestros antepasados y quizá lo que nos puede diferenciar de las demás comidas del mundo, es utilizar el conocimiento ancestral peruano en el uso de nuestra agricultura, con una tierra llena de diversos minerales eficientes para evitar la malnutrición que conlleva a enfermedades crónicas severas difíciles de contrarrestar, en pos de dietas especiales hasta a veces crudas y saludables en su preparación para la calidad de vida.

Conclusión

Cuanto más nos acerquemos nuevamente a nuestra comida en su preparación tradicional disfrutando de hábitos saludables de nutrición y regresando a la mesa del hogar en grupo como los incas, volveremos al menos en algo, a una vida apegada a los ritmos biológicos y psicológicos de la vida plena y sana, tradicional y milenaria como nuestra cultura que está a la espera del reencuentro de los peruanos mismos con su identidad y valor cultural.

4 Comentarios

  1. El articulo me párese interesante, pero es muy extenso y se necesita mucho tiempo para leerlo. Mi consejo es hacer el mismo concepto pero mas concreto. Éxito para el próximo articulo.

  2. Muy buen articulo, ahora entiendo de donde salieron los restaurantes :)y si comparto con el autor la necesidad de una vuelta al pasado para lograr una mixtura como dicen ahora una "fusión de sabores" rescatando nuestros valores andinos y de biodiversidad comiendo en armonía dándonos un tiempo para disfrutar no solo de la buena comida que gozamos los peruanos sino también del placer de una buena mesa y sobremesa apuntando a que este tiempo sea un regalo a la vida por mas apurados que estemos muchas veces :)

  3. El origen de nuestros hábitos alimenticios se remota a la época inca, eh influye también en la conquista española, pues se modifico y fusiono lo estilos y formas de alimentarse.

  4. Hablar de la comida es un tema de mucha influencia en nuestra historia, aspecto físico, salud, turismo, propia psicología y mucho mas, que se puede tomar en cuenta para realizar en las escuelas cursos de educación alimentaria.

compartir