Nos vemos en Rusia. ¡Gracias, Perú!
por Miguel Salcedo · publicado el 19 Noviembre 2017 · actualizado el 20 Noviembre 2017

Y pasaron 36 años, en un abrir y cerrar de ojos. Nuestra última participación fue en el mundial organizado por España en el año 1982. A lo largo de la historia nuestra selección compitió en cuatro mundiales: Uruguay 1930, México 1970, Argentina 1978 y España 1982.

En este último, solo obtuvimos dos empates ante Camerún e Italia, respectivamente y una derrota ante Polonia, sin pena ni gloria regresamos a casa. En el año 1985, estuvimos bastante cerca, sino fuera por Ricardo Gareca (Si, el mismo que pertenece al comando técnico que nos acaba de llevar al mundial) nos dejó fuera de clasificar a México 1986.

Desde esa fecha hasta hoy, solo se produjeron atisbos de clasificación. Pasaron 36 años difíciles donde nos tocó ver el mundial por televisión. Hoy la historia es diferente, nos sonríe.

Un comienzo accidentado

Tras haberse jugado la primera ronda de las clasificatorias, en ese entonces, nos ubicábamos en la octava posición de la tabla general, un escenario bastante desalentador. Perdimos 5 partidos, empatamos 2 y ganamos 2. Eran pocos los que firmaban la clasificación a Rusia 2018, no era para menos. Pensamos lo peor. Se repetía la historia: otra vez sin mundial. Tendría que haber un cambio radical generacional y trabajo desde las bases.

La situación era insostenible, aunque conocida. El hincha mostraba disconformidad, tristeza y algunos, muy pocos, aún mantenían la esperanza viva. ¿Por qué? Probablemente, ni ellos lo sabían. Es que si te gusta el fútbol estás destinado al sufrimiento y si eres peruano, más aún. Un aplauso para los que creyeron en la selección nacional desde el principio.

En aquel momento, creer en este grupo de jugadores era una muestra de valentía heroica y, a la vez, de un masoquismo por los que pocos estábamos dispuestos a pasar, otra vez. Pero, eso es lo hermoso del fútbol, necesitamos de todo tipo de hinchas, nos complementamos, somos una perfecta simbiosis que, de a pocos fuimos construyendo el camino a Rusia 2018.

Una remontada histórica

Ya en la segunda parte de las clasificatorias, ocurrió algo que raras veces podemos observar. Una remontada impensada. Ganamos 5 partidos (incluido el partido con Bolivia tras el fallo del TAS) empatamos 3 y perdimos 2. En el año 2017, se jugaron 6 partidos con 3 triunfos y tres empates, no perdimos nunca. Empate a 2 con Venezuela. Triunfazo 2-1 sobre Uruguay. Ganamos 2-1 a Bolivia. Un triunfo histórico contra Ecuador en el mítico Estadio Atahualpa de Quito nos devolvía la esperanza y confianza. A partir de ese partido, todos empezábamos a creer que si se podía, nos ubicábamos en la posición número 4, parcialmente estábamos en el mundial.

El 5 de Octubre teníamos que ir a Argentina y volver a dar el golpe del año 1969, nuevamente en “La Bombonera”, estadio de Boca Juniors, cosas de la vida, crónica de una clasificación anunciada. Un partido impecable, desde lo táctico, técnico, físico y psicológico. Fue un empate sin goles, un cotejo duro, difícil. Del otro lado, Messi y compañía totalmente absortos.

Posteriormente, un 10 de Octubre, nos jugamos la posibilidad de ganar el cupo directo para Rusia 2018. El rival era la Selección Colombia. Tras un encuentro que no gustó a muchos, nuestra selección empató a un gol por lado con el combinado cafetero. Este resultado no ponía con un pie en Rusia, nos dio medio boleto, aún faltaba el repechaje. El rival de turno sería los “All White”, la selección nacional de Nueva Zelanda.

Muchos no lo podíamos creer. ¿Jugaremos el repechaje? Pero, si hace menos de un año estábamos eliminados. Lo que si vivía era una combinación de sorpresa, alegría rimbombante y ansiedad colectiva, el miedo por haber llegado tan lejos en los últimos 36 años y quedarnos sin mundial. Era natural, nuestra historia en los procesos clasificatorios no nos favorecía. Sin embargo, la expectativa era mayor, había confianza, se percibía en las calles.

Empate en Wellington, algo disconformes con el resultado, pero dependíamos de nosotros. Lo que sucedió en el coloso José Díaz, más conocido como el Estadio Nacional el 15 de Noviembre, es conocido. La felicidad completa para muchos. Triunfo 2-0 ante Nueva Zelanda. Celebración y orgullo nacional. Nuestra generación, verá por primera vez a Perú en un mundial, no hay emoción más grande en este deporte. Veremos ondear nuestro pabellón nacional en el evento deportivo más popular y que congrega a más gente en el mundo.

Gracias por todo

Quizá lo escrito aquí, no refleja lo que llevo dentro. Como todo peruano, muy feliz con lo que nos toca vivir. Teníamos un nudo en la garganta desde toda la vida, unas ganas inconmensurables de decir “Estamos en el mundial”. Hoy experimentamos ese privilegio y queremos que pasen estos nueve meses de manera fugaz y podamos cantar el himno en un mundial, por primera vez, para muchos de nosotros.

Gracias por permitirnos soñar, por movilizar tantos sentimientos, gracias por reunir a familias enteras y acercarnos más con el otro. Por reconocernos como peruanos y hacernos saber que no solo podemos destacar en el fútbol, sino en muchos otros aspectos. Esta clasificación es una muestra que desde la colectividad y la cohesión nacional podemos convertirnos en mejores personas, en un mejor país. Este efecto de patria única y de amor al Perú debe mantenerse y canalizarlo hacia objetivos comunes que nos permitan ser una mejor sociedad.

¡Gracias, Perú!

2 Comentarios

  1. Como residente italiano en Perú este año he visto una situación muy especial, por un lado, Italia no va al mundial después de muchos años, y el Perú por otro lado gana la calificación después de 36 años. Buena fortuna para todo el equipo de Perú y esperamos que den una gran satisfacción a este hermoso país.

  2. Mediante su cuenta de Twitter, la FIFA destacó que el equipo peruano haya logrado "el último pasaje mundialista" y el retorno de la selección bicolor a una Copa del Mundo, luego de 36 años de ausencia. ¡Gracias, Perú! Vamos a ganar.