eMARKET PERÚ

My Hero Academia, Aprendiendo a ser un Héroe 

My Hero Academia es un manga escrito y dibujado por Kōhei Horikoshi, publicado en la Weekly Shonen Jump y que está entre los más vendidos durante los últimos años.
Renzo Rojas
Publicado el 20-05-2021 a las 12:00

He tenido que posponer mucho este artículo, porque se trata de una serie “particular” y un tanto delicada. Para ser breves: es un buen anime y con grandes momentos, pero no es el nuevo Naruto. Les advierto que habrá algunas críticas duras, pero no los desaliento a verla ni niego que sea disfrutable.

Detrás de

My Hero Academia es un manga escrito y dibujado por Kōhei Horikoshi, publicado en la Weekly Shonen Jump y que está entre los más vendidos durante los últimos años. Al ser un shonen (manga para adolescentes) “típico”, que tiene una considerable semejanza a los patrones de Naruto y su popularidad, se lo ha considerado en múltiples ocasiones como alguna clase de sucesor.

Existe una gran inspiración de Horikoshi por los superhéroes de comics estadounidenses, así como bastante de los shonen clásicos. El producto de esto fue una adaptación japonesa del héroe americano, siendo una rara amalgama ciertamente muy atractiva.

Su relevancia y cierta similitud con Naruto ha sido algo polémico durante algunos años. Aunque no fue el primero ni el último en usar el patrón que Naruto viralizó, es válido que se discuta respecto a si es un digno sucesor y más aún por tener cierta semejanza. En general, es una obra que hace de escalón entre las obras sencillas, la alta calidad narrativa, la crítica y las comunidades de fans.

Argumento

En un mundo donde casi toda la población nace con un «Quirk» (dones o habilidades), surgen el crimen y los villanos, generando en respuesta a los héroes. Entre el 20% de las personas que nacen sin superpoderes se encuentra Izuku Midoriya (apodado “Deku”), un joven de baja autoestima, cuyo sueño es estudiar en la Academia U.A. y volverse un héroe como su ídolo, All Might.

Cierto día, tras ser rescatado por All Might de un villano, Deku lo sigue y por accidente descubre que dicho héroe oculta que tiene daños críticos en sus órganos, a raíz de una batalla desarrollada años atrás. Su cuerpo está muy cerca del límite y le queda poco tiempo como héroe.

Y es por este encuentro entre ellos, que aparece el dilema sobre si es posible ser o no un héroe a pesar de no nacer con poderes, o si incluso tienes el potencial.

Más tarde, ese día, ambos alcanzaron a ver a un villano asfixiando a un compañero de Deku. Estando ambos sin fuerza y poder para actuar, Deku se lanzó sin pensar a ayudarlo. Este momento inspiró a All Might para superar sus límites y embestir al villano para salvarlos.

Estos acontecimientos cambiaron la forma de pensar del héroe, y le ofreció a Deku la posibilidad de heredarle su poder para que pudiera así volverse un héroe. Es así como comienza la historia del joven Midoriya, ingresando en la U.A., aprendiendo a utilizar su nuevo poder, haciendo amigos, conociendo héroes y siguiendo la guía de All Might.

Personajes

Izuku Midoriya: Un chico japonés tímido, educado, inseguro, reservado y pasivo. Estos rasgos duran bastante y la historia se centra en el proceso de volverse más decidido, seguro y valiente. Su admiración por los héroes lo ha vuelto bastante analítico en el tema, además de ser capaz de formar complejos planes con rapidez con los poderes de aliados y enemigos.

La evolución del personaje es un tanto irregular e inconsistente. La construcción, los valores y la dirección del personaje no son perfectas y presentan errores, aunque es más algo de la narrativa y estructura de la historia. Debido a que la historia está inconclusa y se centra en cómo va madurando y reflexionando Deku acerca del héroe que desea ser, es algo precipitado evaluarla.

Toshinori Yagi/All Might: el Héroe Profesional No. 1 del mundo. Es una clase de mentor/profesor y un ejemplo a seguir, además de ser considerado como el “Símbolo de la Paz”, además de ser un profesor primerizo en la U.A. En general es un estereotípico superhéroe de comic americano: musculoso, siempre sonriente, optimista, carismático y amigable, además de proyectar una vibra de seguridad.

Todo esto contrasta cuando no usa su poder y muestra un aspecto enfermizo, siendo casi irreconocible. No es el mejor profesor del shonen y sigue siendo nuevo en ello, pero eso forma parte de su arco de personaje, así como los progresos que va logrando en su función. Su mera presencia llama la atención en la serie y a su vez es el foco de los villanos, lo que inevitablemente pone en peligro a los estudiantes.

La historia se centra en sus últimos días, su retiro y el cómo tratan de acabarlo para marcar una nueva era, siendo el lento y próximo fin a su carrera una condición constante de miedo y peligro tanto suyo como de los que conocen su condición. El héroe se niega a este destino y en vez de llorar o retirarse se mantiene erguido, imponente, orgulloso e inspirador hasta el final, siendo su último combate algo que marca el mundo y refleja todo lo que representa.

Casi todos los compañeros de clase de Midoriya son personajes simples pero dotados de dinamismo, carisma y manierismos. Es muy entretenido ver que hacen estos jóvenes, madurando y progresando como héroes, sus relaciones interpersonales, las amistades que forjan y las situaciones cotidianas viven. Aquí les encontrarán solo pocos defectos, entre ellos que el autor no dedica tiempo suficiente para todos y el que la serie se centra más en la acción.

Por último, quisiera mencionar a los villanos. Todos resultan muy caricaturescos y algo clichés, aunque suelen tener cierto carisma y los principales llegan a mostrar cierta profundidad cuando el autor tiene tiempo para dedicarse a ellos. El mayor defecto en ellos es el “formato shonen”, los héroes tienden a ganar y es más interesante lo que hubiera pasado si los malos hubieran tenido éxito en sus planes, y el efecto que tendrían en el mundo.

Experiencia

Casi toda la obra se centra y gira alrededor de All Might. Es la historia de sus últimos días, de su retiro, sobre su heredero, sobre su sucesión, su legado y de los villanos queriendo aprovechar esto para derrocarlo y crear caos en el mundo. Además del valor de un símbolo, de las nuevas generaciones y de un mundo bastante superficial (lo cual es un aspecto bastante realista) surge un tema relacionado y se trata de como los personajes meditan sobre sus decisiones pasadas y presentes, si fueron decisiones correctas, sobre si están haciendo lo correcto o pensando correctamente.

Es una obra con cierta dosis de introspección la cual es casi perfecta y se mantiene en pie hasta en sus momentos más tenues. Deku es el que personaje más representativo en este aspecto, siendo su eje la reflexión, la cual va de la mano con su timidez y desconfianza. Esta forma de ser es algo fresca para los fans de occidente, siendo una lucha y prueba constante que tiene en cada arco.

El mayor problema está en la dirección de la serie, porque si bien es una serie “escolar” (que se centra en estudiantes y su vida en el colegio). Suena interesante, llena de combates, acción y villanos, lo cual en verdad resulta algo contradictorio por lo que explicaré a continuación:

Los candidatos a héroes necesitan 3 años de estudios y varias pasantías para recién volverse héroes oficiales y veremos el día a día de unos estudiantes con una premisa de historia de superhéroes batallando contra villanos, y eso que al menos las primeras 5 temporadas van enteramente del primer año. Los protagonistas no buscan conflictos, los conflictos van hacia ellos, pero ninguno es un héroe oficial, por lo que habrá muy poca acción y menos momentos verdaderamente “heroicos”.

En un mundo de poderes y superhéroes, no entretiene mucho que se centre en ver a adolescentes que estudian para ser héroes, empezando su primer año y que se fuercen encuentros con villanos. Solo tiene algo de sentido porque ahí trabaja All Might, pero definitivamente sería más entretenido ver que hacen otros superhéroes o grandes eventos que afectan al mundo.

Existen muchas formas o soluciones en que esta estructura hubiera sido mejorada, pero claro, la obra ya está escrita y publicada. Cuando una historia ya está contada no puedes cambiarla o agregar cosas de la nada, y si lo tratan de hacer, suele generar más problemas o contradicciones.

Es una obra con bastantes altibajos. Está inconclusa y para todos es una experiencia bastante compleja, aunque no es del todo negativa. Debo decir que sin importar si eres nuevo en el anime o algo experto, te gustarán bastante las primeras 2 Temporadas del anime, ya que son muy buenas.

La Temporada 3 es buena también, aunque tiene algunos “momentos” que son cuestionables y pueden sentirse forzados, además de un patrón de los arcos y que todos ellos decaen (sin mencionar conveniencias para los jóvenes protagonistas).Toshinori Yagi/All Might:

La serie tiene un elenco de personajes carismáticos, de entre los cuales All Might es quien la mantiene en pie las primeras 3 Temporadas y puedes verla solo porque él aparece ahí. En las siguientes temporadas All Might ya se encuentra retirado, pero sigue estando presente.

Necesito mencionar que desde el arco centrado en el héroe Endeavor, la obra obtuvo un impresionante cambio y mejoría en la narrativa. Pero estos cambios son algo debatibles para el espectador promedio, porque existe poco incentivo en tener que ver 5 o 6 Temporadas enteras para llegar a lo mejor.

Sobre la producción del anime, pues se trata de lo mejor de lo mejor que he visto. El hecho de ser temporadas les da tiempo a los animadores, además de tener grandes paletas de colores, bastante diferente al manga, que tiene un trazado “oscuro, rudo y violento”, pero este cambio no afecta negativamente la experiencia.

Opiniones

Puede sonar a que tengo algo en contra de la serie, pero en su momento la he disfrutado mucho. Si soy exigente o duro con ella en este artículo es por el “nivel” en el que la pongo, ya que rivaliza con los grandes como Dragon Ball, One Piece o Naruto. Sí, suena injusto, pero pocos mangas están a la altura de ellos y sé que tal vez puede alcanzarlos.

Si eres alguien joven o alguien que no está muy metido en el anime, será una grandiosa serie desde el inicio y con poco o ningún defecto. Pero si eres algo más culto o experimentado, puede que también te gustará algo, te pondrás escéptico con el pasar de las temporadas y tal vez creas que no fue tan buena en retrospectiva. Aún con todo, es difícil clasificar esta serie como “buena o mala”, pues la apreciación varía según el público y el hecho de que la obra esta inconclusa.

A su vez, tengo que señalar que la base de “escuela de superhéroes” es bastante sosa. Su universo es bastante verosímil y coherente, pero comparando a historias sobre héroes de Marvel o DC, palidece individualmente. My Hero Academia tiene el mismo origen en el 99% de sus personajes: todo el mundo nace con poderes y tienen dramas personales o escolares.

Tan solo como ejemplo con los 5 miembros de los Teen Titans, verán que existe más variedad e interés tan solo superficialmente: el compañero de Batman, un ciborg, un mutante por químicos, un demonio y una extraterrestre. La variedad de orígenes también da motivaciones mixtas y valores marcados, características de las que adolece My Hero Academia (aunque irónicamente, este defecto acaba que aprovechando para tramas a futuro).

My Hero Academia es una obra “buena”, con momentos mejores y otros bastante menos satisfactorios. Suena grosero compararla, pero es lo que toca cuando eres popular y llegas a competir con de los mejores, ya que tiene muchos fans en América y Japón (siendo de los 10 mangas más vendidos).

Sus primeras temporadas no son tan magnificas en retrospectiva, carece de la calidad y detalles comparado a los titanes que la precedieron, y esto crea un cierto desagrado o escepticismo en los más críticos. Su inesperado éxito le ha jugado en contra ante la crítica, y sería mejor recibida por ellos si hubiera quedado al fondo del top 15 de la Shonen Jump.

Existen obras que empiezan mal y acaban bien o al revés, y otras manifiestan altibajos. Es normal y en ciertos casos, pese a sus defectos, no pierden sus mejores momentos y las podemos catalogar como obras maestras. ¿Es la historia de Deku una? No, sus errores y fallos no se pueden perdonar u olvidar. Si el autor se hubiera tomado un año para revisar su contenido, seguramente sí estaría en ese nivel. Pero los autores somos humanos, podemos equivocarnos, podemos ir en decadencia o podemos mejorar.

Un error que vi en muchos protagonistas y en Deku, en particular, es la idea de “ser el mejor” y obsesionarse en tratar de serlo, y es algo que comparte con muchas otras obras.

Todas las personas queremos siempre ser el mejor en algo, confiamos en que tenemos un gran destino y/o que nos lo hemos ganado. Pero creo que esta mentalidad es algo que nos puede llevar a ser vanidosos y hacernos caer, revolcándonos en nuestra inmundicia y actuando más patéticos cada día (como pasó con Masashi Kishimoto, no se ofendan).

Es muy importante exigirse, autosuperarse y soñar con el mejor, pero está bien si no lo logramos. Todos somos humanos, podemos equivocarnos, una y otra vez, aprender de nuestras fallas y tratar de ser mejores. My Hero Academia hizo todo eso y, creo firmemente que, si bien tal vez no será una obra maestra, no necesita serlo para quererla y en un futuro lejano recordarla con cariño.

Me enorgullece finalizar sobre la serie de Deku con esto: yo la recomiendo.

Comentarios
Carlos Ivan Sayan Cruz
Carlos Ivan Sayan Cruz
Responder
Siendo alguien que vivió la época dorada del shonen no pensé encontrar ahora algo que me impresionara tanto como este anime. Me ha hecho llorar más que cualquier slice of life o anime de trama triste, pero las lagrimas mas bien son porque el protagonista sabe transmitirte sus emociones. Creo que esa es una de las ventajas de este anime.
Freddy Jorge Palacios Santibañez
Freddy Jorge Palacios Santibañez
Responder
Debo admitir que empecé con bajas o nulas expectativas de este animé. Pensaba un Shonnen más, ya es una fórmula muy usada, ya estoy muy grande para esto. Los primeros capítulos hicieron que odiará al protagonista (Deku), lo veía como el personaje introvertido y sin chiste. Personajes muy pintorescos, pero muy cliché. Ni la música se salvaba. Y hoy, puedo decir que espero todos los sábados para el nuevo episodio. Este animé me ha sacado lágrimas, risas y me ha hecho emocionarme.
loading
loading