La importancia del deporte en la formación de niños y jóvenes
por Oswaldo Yalta · publicado el 17 Abril 2017 · actualizado el 20 Abril 2017

El ser humano está conectado al mundo a través de sus sentidos (vista, olfato, gusto, tacto y audición). Desde el primer día de nuestra vida nos relacionamos con nuestro entorno a través de la temperatura y las texturas, los sabores, los olores, los sonidos y por todo lo que vemos. Durante nuestra primera infancia aprendemos de oído nuestro idioma y los códigos de comunicación, cuando sentimos frío buscamos calor como refugio, buscamos el olor de nuestra madre para sentirnos bien y disfrutamos de nuestra fruta preferida con voracidad.

Emociones y sentimientos

En cada instante de nuestra vida estamos conectados físicamente a nuestro entorno y sus influencias, pero además, cada uno de nuestros sentidos corporales está conectado directamente a nuestras emociones. Así, funcionan como mensajeros entre los acontecimientos y nuestros sentimientos.

Así, un sonido desconocido y muy fuerte genera angustia, al contrario una melodía suave nos da tranquilidad, un espacio oscuro nos genera duda y hasta temor pero una puesta de sol nos puede emocionar de felicidad.

Es éste el factor donde la actividad física fundamenta su importancia en la vida del ser humano, por su gran influencia sobre sus emociones y sentimientos. De esta manera el cuerpo se convierte en la gran herramienta para la formación de la persona. Qué duda cabe que, de acuerdo a las investigaciones y teorías pedagógicas y psicológicas, la Inteligencia Emocional es un factor preponderante en el bienestar del ser humano.

Práctica deportiva

En ese sentido la práctica deportiva es fundamental para el desarrollo emocional, pues siempre es y será un espacio de disfrute, de juego, de risas, de motivación, donde el deportista infantil se involucra en el juego controlado y aprende a: respetar reglas, ser solidario, controlar la frustración, ser persistente, controlar su ego, mejorar su autoestima, adoptar responsabilidades, mejorar sus habilidades sociales y finalmente se siente a gusto consigo mismo y valora a sus compañeros y su entorno.

Al mismo tiempo, dentro de la vida escolar, las clases de Educación Física se convierten en gran apoyo para lograr aprendizajes significativos de otras áreas: conceptos matemáticos, comunicación asertiva, conciencia ecológica, etc.

El otro factor que le da valor a la práctica deportiva es el cuidado de la salud. El niño y adolescente que practica deporte sistemáticamente lo seguirá practicando con el paso de los años, primero en la universidad y después en su vida adulta, lo que le generará una condición física saludable y hábitos beneficiosos para la prevención de enfermedades a lo largo de su vida.

Conclusión

La Educación Física y la práctica deportiva bien dirigidas son un gran aporte para la formación y el bienestar de niños y jóvenes, pues trabaja el cuerpo y lo entrena para su buen rendimiento y al mismo tiempo logra fortalecer la personalidad y la salud emocional, que serán el gran factor para mantener su bienestar a lo largo de sus vidas.

Constantino Carvallo

“La educación fundamental es la educación de los sentimientos. La otra viene fácilmente, como consecuencia de que la persona cree en sí misma, y entonces tiene deseo de saber, y es capaz de enfrentar las dificultades que a veces el saber tiene”.

2 Comentarios

  1. El principal error de los padres es pensar en sus hijos como una “inversión”, pensar que su hijo va a llegar a ser profesional y que les va a solucionar sus problemas económicos. Vale aclarar que el % de niños que se vuelven profesionales es mínimo.

  2. El entrenador debe siempre ser un gran motivador tanto en la victoria como en la derrota. En el fútbol infantil y juvenil el resultado es lo de menos, lo importante es que se cumplan los objetivos que plantea el entrenador.