El Papa Francisco en el Perú
por Mia Rivera · publicado el 7 Marzo 2018 · actualizado el 14 Marzo 2018

A modo introductorio les quiero contar una experiencia mía. Mejor dicho una duda que deseo compartirla con ustedes. Digamos que es un cuestionamiento.

Cuando me preguntan qué religión profeso, me veo expuesta a una situación de congelamiento: no saber qué responder. A modo de defensa digo que provengo de una familia católica, que soy de ascendencia católica. Y si mi entrevistador insiste interesado en saber si tengo religión alguna, si creo en algo o alguien, contesto que no he tenido tiempo de pensar en quién creo o en qué creo. Confieso que sé que el tema de estar conectado con un Dios no puede estar medido en términos del pensar solamente, creo que va más allá, en términos del sentir.

Introducción

El papa Francisco ha visitado el Perú, la representación de Cristo en la tierra –como muchos católicos dicen-. No fui a su misa en Lima, en la base de Las Palmas; sin embargo, la curiosidad y mi osadía me llevaron a ver cómo se dio la actividad en este lugar.

Cientos de miles de personas. Para ser más claras, casi dos millones de peruanos y también extranjeros que asistían a este encuentro por una fe, una creencia, una esperanza.

Y no voy a negarlo, algo pasó en mí mientras veía esas imágenes de tanta gente reunida por una sola creencia. Me emocioné y sollocé, y me quedé pensando a qué se debía, el porqué de mis lágrimas, si esa situación no tenía mucho significado para mí.

Construí entonces un significado –que puede ser real como que no-. Pensé que lloraba por la unión, porque las personas congregadas iban en un mismo sentido. Era como una especie de comunión, era algo único, que mis ojos nunca antes habían visto.

Conversé después con personas que asistieron, amigos que vivían cerca y vieron como las personas recorrían esas calles para llegar al lugar. Todos coincidían en algo, no había ni una sola persona triste, nadie que se quejara por la cantidad de gente, por el sol, nada.

La felicidad era única y compartida. Era un momento exclusivo y dichoso. Algo que para mí o que yo consideraba increíble hasta ese momento. Pero se logró, se buscó la unión por la esperanza y eso se halló. Los católicos revelaron que aún confían en su Iglesia, que confían en los hombres de su Iglesia que, como hemos visto, la mayoría de veces más es la decepción que la ayuda que llevan. ¿A caso eso no es esperanza?

Y así no fuera esperanza, y si así no tuvieran interés en el Papa Francisco, los invito a leer una reseña breve sobre él, sobre su venida al Perú, qué nos deja, qué viene después.

Biografía

Bergoglio nació un jueves 17 de diciembre de 1936. Hijo primogénito de Francisco Bergoglio y Regina María Sívori. Vivió siempre en el barrio de las Flores, a dos cuadras de la Plaza Misericordia, en Argentina. Tenía cuatro hermanos: Óscar, Marta, Alberto y María Elena, la única que aún vive. Jugaba desde pequeño en su barrio fútbol y básquet; sin embargo, no fue sino la literatura la que se apropió de la mayoría de horas suyas como adolescente.

Libros como “Los novios” de Alessandro Manzoni o “La Divina Comedia” de Dante Aleghieri ocuparon la primera selección de libros de Bergoglio y también Johan Hölderlin, uno de los más grandes poetas del romanticismo alemán.

Bergoglio refiere que la que influyó más en su vida sobre el catolicismo fue su abuela, Doña Rosa Margarita Vasallo, quien una mañana calurosa de enero de 1929 arribó a Buenos Aires envuelta en su abrigo con el cuello de zorro. ¿Ostentosa? No. Llevaba encima el dinero acumulado tras vender todo lo que tenía en Italia.

Es así que desde el descubrimiento de su vocación religiosa hasta su labor pastoral en las villas argentinas, la figura de Jorge Mario Bergoglio ha estado iluminada por la humildad y la búsqueda del bienestar del prójimo.

Y ni qué decir de la elección papal. Cuando Bergoglio fue elegido papa se desató una alegría tremenda y esperanza en todas las regiones; sin embargo, en Latinoamérica se celebró aún más porque era la primera vez que nuestro continente tan irrumpido tenía un pontífice.

La elección del nombre del papa fue la de Francisco. ¿Por qué? En honor a San Francisco de Asís, lo cual fue de asombro y extrañeza, pues el máximo representante jesuita fue San Ignacio de Loyola. Desde allí, ya se veían muestras de su humildad y servicio.

Siendo una de sus tan populares frases: “El verdadero poder es el servicio”

El catolicismo en el Latinoamérica

  • México (2010) es por mucho el país más católico de Latinoamérica con 99,9 millones de creyentes (87%) y en donde existe, en la actualidad, libertad de culto y de creencia.
  • En Brasil (2010), existen 143, 6 millones de creyentes lo que refiere 74% de la población. En esta región existe un acuerdo entre la Santa Sede y la República Federativa de Brasil.
  • En el Perú (2010), existen 23, 8 millones de católicos (81%).
  • En el caso de Chile y Argentina (2010), cuentan con el 69% de personas creyentes. En Chile existen 11, 7 millones de católicos, en tanto en Argentina, 28,1 millones de creyentes.

El papa en el Perú

Ni bien aterrizó suelo peruano, a las 5.20 pm del jueves 18 de enero, el papa hizo un recorrido y fue trasladado hacia la Nunciatura Apostólica, llegando a esta a la 6.20 pm. Mientras hablaba el papa Francisco en la Nunciatura Apostólica, se vio llegar una ambulancia, por lo que se pensaba que algo andaba mal, hasta que vieron bajar a una niña en una camilla. La niña fue ingresada por paramédicos al interior del lugar. Al parecer, recibió la bendición del papa Francisco por su estado de salud. La menor fue llevada a las 7:32 p.m. y fue sacada 13 minutos después.

El viernes 19, el papa llega al aeropuerto de Puerto Maldonado para reunirse minutos después con los pueblo de la Amazonía en el Coliseo Regional Madre de Dios. Luego de esto visita el Hogar el Principito para luego almorzar con representantes de pueblos de la Amazonía en el centro pastoral Apaktone. Dejándonos en su visita a esta tierra frases como:

La defensa de la tierra no tiene otra finalidad que no sea la defensa de la vida.

Sale a Lima a las 2.35 pm, llegando al aeropuerto limeño a las 4.10, para ser trasladado al Palacio de Gobierno donde se encuentro con las autoridades y el cuerpo Diplomático. Después de eso tuvo una reunión con el presidente Pedro Pablo Kuczynski durante un poco más de 30 minutos, retornando a la Nunciatura Apostólica.

El sábado 20, llegó al aeropuerto de Trujillo a las 9.10 am. Realizó una misa en la playa de Huanchaco, visita la catedral de Trujillo y se reúne con sacerdotes, religiosos y seminaristas del norte. Dejándonos frases como:

Ustedes, al igual que los apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes.

Es esta una de las razones, la principal, porque escogió visitar Trujillo, un pueblo muy golpeado. Después de unas actividades más viaja rumbo a Lima las 6.15.

El domingo su actividad no es menos ajetreada. A las 9.15 am reza junto con las religiosas de vida contemplativa, a quienes les dijo que las monjas chismosas son como terroristas, probablemente porque siembran odio y solo ocasionan malestar. Luego realiza una oración ante las reliquias, los huesos, de los santos peruanos en la Catedral de Lima, allí pudimos ver el cráneo de Santa Rosa, por ejemplo.

A las 10.50 am aproximadamente se reúne con los obispo, un encuentro donde no se habló en absoluto del caso Sodalicio. Para finalizar esta visita se realizó la misa en la base aérea de Las Palmas, donde primo la felicidad y el deseo de estar reunidos, asistiendo 1 millón 700 mil personas aproximadamente, a pesar, de que estaba previsto que asistan máximo 1 millón 200 mil; sin embargo la base aérea de Las Palmas tenía capacidad para mucho más.

El papa se despide de Lima a las 6.30 pm y cuando subió al avión, el papa decidió pronunciarse sobre el sodalicio, respondiendo las preguntas de un periodista. Resultado: descontento, muchas vueltas al asunto, parece que aún cuesta hablar de esto a la Iglesia Católica.

¿Qué dejó la visita del Papa Francisco?

Aparecieron muchas publicaciones en las redes sociales antes de la llegada del Papa Francisco al Perú. Publicaciones de bienvenida, por supuesto, y también publicaciones del no deseo o el poco interés de su llegada. Así también como se encontraban páginas donde encontrabas que vendían entradas para la misa, cuando, como sabemos, el acceso siempre fue gratuito.

Si uno es católico, me parece que no hay más que decir, la ganancia es evidente. Me refiero a que para el que cree no es necesario justificar por qué de la visita del Papa Francisco. Para los que no son católicos, aquí les presento la justificación de por qué ha sido de lejos beneficiosa la llegada del Papa a este país. Con ustedes la ganancia en cifras de esta visita.

El Comercio hace poco ha publicado qué tanto ha impactado la visita del Papa a la economía peruana. Alfonso Grados, coordinador general de la visita del papa, refiere que la inversión ha sido de US$ 15.3 millones de los cuales US $3.5 millones corresponden a infraestructuras que cuentan con programa de inversión predeterminados, como pistas y veredas.

En tanto la vista del papa generó ingresos por US$80 millones y se calcula el ingreso de 40.000 turistas extranjeros que vinieron al Perú para ver al papa Francisco. ¿No es acaso en beneficio nuestro? Aunque lo que hagan nuestras autoridades con lo ganado es un tema aparte.

Conclusión

No puedo decir que a partir de este evento tengo ya una posición definida. Digamos que deseo seguir escudándome en mis palabras, en el decir que aún no he pensado sobre eso. Creo que es algo que aún está un poco difuso. Lo que sí tengo claro es que el catolicismo tiene algo, que posiblemente sea extraordinario. Sabía que existían muchísimos católicos, pero no sabía que sentían esa necesidad por el encuentro con su máximo representante.

Me imagino, en este momento, que ir al encuentro respondía más a una necesidad que a un deseo. Esa gente que lo esperaba en la calle, esperando simplemente a que pase, a que los miren, a que los bendigan. Muchas de esas personas, por lo que presencié, necesitaban alguna ayuda para ellos, familiares, hijos. Pienso que quizá de esa forma llega, creo que, para los duros de corazón, el puente es un sufrimiento fuerte. A veces nuestra necesidad surge a partir de un dolor intenso, alguna experiencia inenarrable. Espero, sinceramente, que no me toque así.

4 Comentarios

  1. Lo que Dios me dio la fe de Creer en su hijo amado y a mi madre espiritual nadie me lo quita yo por eso de corazón fui a la misa de las palmas con tanto fervor a vivir con devoción lo que el Santo Papa Francisco traía con la bendición y la misericordia que Dios le da desde lo alto con su poder infinito a compartir su alimento de la palabra y llego a todos que estuvimos ahí y a los vieron por la televisión en todo el mundo como no creer en el si uno se ciente tan intenso en nuestro alma y queda plasmado en mi corazón Gracias.

  2. Claro Mia, parece que para los creyente esta ha sido una experiencia de un encuentro verdadero con Dios. Saludos!

  3. Fué una espiritualidad inigualable y maravillosa y una bendición asistir a la celebración de la Santa Misa en las Palmas muy bien organizado para recibir a los creyentes de todo el Perú y países vecinos yo vi por lo menos 2 millones de personas al término de la Misa eran procesiones de gente por todo Surco y todos felices y bendecidos.

  4. Totalmente de acuerdo contigo Francheska, ese día no se vio ni una sola persona triste, a pesar de la cantidad de gente que había, más bien era un momento de alegría y unión. Saludos!