El origen de la violencia
por Marcos Enciso Funes · publicado el 27 Agosto 2016 · actualizado el 29 Agosto 2016

En la vida, se presenta la violencia de la sociedad hacia el hombre y hacia la mujer, hacia sí mismos, hacia sus hijos, y hacia su propia especie. La violencia se apoderó de la humanidad. ¿Seguirá mandando en su descendencia?

Introducción

La violencia en la humanidad se ha presentado en el mundo desde siempre. Hay varias teorías e hipótesis al respecto, como la de Freud que creía que ciertas pulsiones de muerte dirigían al hombre a la autodestrucción, al autocastigo o culpa, pero cuando eran exteriorizadas se manifestaban en agresividad y destrucción. Aunque para algunos no es del todo cierto, existe; y si existe es porque tuvo un inicio.

Erich Fromm, menciona que se ha escrito mucho sobre la agresividad del hombre desde una perspectiva no científica, mediante historias se ha incrustado la creencia de que la violencia o el comportamiento destructivo es innato y que está programado genéticamente para acumular y descargar agresividad en algún momento.

Tipos de agresividad

Como si el ser agresivo fuese de ocasión, una bomba inevitable a punto de estallar. Erich Fromm intenta desmentir esta creencia. No obstante, revela dos tipos de agresividad en el hombre completamente diferentes:

(1) Agresión benigna defensiva, la que compartimos con todos los animales, de atacar o huir para la supervivencia de la especie, biológicamente adaptativa y termina cuando acaba la amenaza. Nótese que no se ven ejércitos de animales peleando en una guerra con armas, contra otro ejército de animales por poder o por controlar al otro.

(2) Agresión maligna, caracterizada por la crueldad y la destructividad, cuya satisfacción es placentera, y está ausente en la mayoría de mamíferos quienes no son asesinos ni torturadores. El hombre es el único primate que mata y tortura a miembros de su propia especie sin razón biológica, constituyendo un verdadero problema para la existencia de la especie humana.

Si estuviese relacionado al instinto entonces, estaría inmerso a las necesidades fisiológicas. El hombre cazador y carnívoro antepasado nuestro, cazaba sin gozar con el sufrimiento del animal para alimentarse, y si gozaba era un mal cazador.

Tipo de sociedades

Está demostrado que existían sociedades antiguas que no eran violentas, sino afirmadoras de la vida, como Los Zuñis o los Esquimales del polo, quienes eran amables con los niños y veían a las mujeres como iguales, escaseaba la envidia y la codicia, además les importaba más la vida que la posesión de las cosas enfocándose en los cantares, los rituales, las oraciones y las danzas.

Otros tipos de sociedades eran agresivas pero no destructivas, iban a la guerra por competición, individualismo o poseer cosas pero no arruinaban. Un ejemplo son los Incas, los Tasmanianos, los Manus, etc.

Por último, las sociedades agresivas y destructivas con mucha violencia interpersonal, eran las que ejercían crueldad dentro y fuera de la tribu, poseían el placer de guerrear, sentían malicia, traición, hostilidad y miedo, además del empeño por la propiedad privada eran por ejemplo los aztecas, dobuanos, witotos y gandas.

Agresividad humana

Si el hombre fuese agresivo por la cantidad de hormonas o dotado de un potencial agresivo especial debido a las condiciones anatómicas y fisiológicas sexuales, ya que requiere cierta agresividad para ser capaz de atravesar el himen de la mujer, por naturaleza dicha agresión viril, no perjudicaría a la mujer por ser la pieza fundamental de la vida humana en el mundo.

Hago esta mención para señalar que la agresividad humana en gran medida es aprendida, y que en algunos casos de destructividad extrema se da también en animales cuando se trastorna el equilibrio ambiental y social amenazando su propia vida, como por ejemplo en ciertas condiciones de hacinamiento. Algo parecido a la apurada, apretada y estresante sociedad de hoy.

Ahora bien, la agresividad y la violencia tienen un factor fundamental que es la emoción innata de la ira, aquel estado emocional con sentimientos de enojo o enfado que pueden variar en intensidad. Viéndolo así, podríamos dirigirla o manejarla. Cuando sale de nosotros en un nivel alto, se convierte en agresión, tal conducta es dirigida a causar daño a personas o cosas. Generalmente contra quien provoca la ira.

En dicha dirección de la agresión está el quid del asunto, porque cuando se dirige la agresividad como un acto aprendido y usado en la sociedad para defenderse o escapar, se usa la violencia como fuerza para conseguir lo que se quiere o mejor dicho lo que se exige. Imponer o dominar a ese alguien, que causó o causa ira, “para que pare de una vez” se puede convertir en algo constante, una actitud que conlleva a la valoración negativa permanente de lo demás llamada hostilidad.

Por tal motivo, la violencia no es natural según varios autores, sino es intencional, dirigida a alguien o a algo, va en aumento y por lo tanto difícil de manejar. En el abuso del poder se puede ver algunas de sus máximas expresiones.

Conducta social

Varios científicos coinciden que la agresividad se adquiere y se mantiene como cualquier conducta social que es aprendida desde niños por medio de la observación y reforzada por la propia familia, comunidad y sociedad.

Los niños imitan patrones de conducta que con el tiempo van incorporando a su personalidad, como es el ejemplo de los padres que aprendieron de sus propios padres y estos de sus antecesores y así hasta sus ancestros.

Además de la familia, desde pequeños se observa también como en la escuela y los medios de comunicación, se da y se recibe castigo, el que gana es el que consigue todo rápido y por la fuerza, pero sobretodo aplicando la violencia. Insultos, golpes y armas se utilizan para atacar y dominar a alguien.

Siendo la familia un núcleo de la sociedad en la que sus miembros se relacionan para un proyecto de vida en común, los padres llegan a ser determinantes en gran parte del comportamiento de sus niños cuando usan de manera constante la disciplina dura, hostil y con poca solidez asertiva, creando en sus miembros intercambios agresivos.

Si los padres o maestros no cambian su comportamiento agresivo, sería raro que los niños modifiquen su manera de actuar. Si la violencia se convierte en el único medio para manifestar ira, se volverá una reacción difícil de manejar por lo que no es recomendable que dejar que los niños consigan sus objetivos a través de la agresividad.

La sociedad actual

La sociedad se ha vuelto hiperagresiva y se puede volver más en muchos casos, por sus condiciones creadoras de agresividad. Las relaciones de poder en el ámbito laboral y las políticas inadecuadas, además de frágiles leyes generan una familia destructora en la que el dominante deja de ser el protector pasando a ser el destructor. Los niños que crecen en un ambiente de violencia pueden sufrir diversos trastornos emocionales que pueden relacionarse con padecimientos posteriores en su vida.

Los tipos de violencia que afectan a la humanidad van desde la física, psicológica, sexual, económica y simbólica. Y manifestadas en sus diferentes modalidades como la violencia doméstica, violencia institucional, violencia laboral, violencia contra la libertad reproductiva, violencia mediática, etc. El hombre se siente amenazado por la libertad de la mujer y la mujer por la opresión del hombre. Ambos entran ahora en una guerra de géneros que genera un tema aparte de comentar.

Conclusión

Es así que se necesita conocer y capacitar sobre los estilos disciplinarios de crianza como la respetuosa para los padres y mejores estrategias educativas para los maestros, además de políticas y leyes que favorezcan la sociedad afirmadora de la vida. Se podría evitar así, muchos sufrimientos y muertes de seres queridos o personas inocentes enclaustradas en la violencia.

El aprendizaje de la violencia y de la agresividad maligna puede desaparecer en el mundo, en una sociedad ubicada en constantes cambios. El hablar y comentar sobre este tema sacará a la luz más y mejores conocimientos a la sociedad. Muchos saben que el comienzo ya se dio y que el cambio también radica en cada uno, mañana más tarde próximas generaciones podrán vivir sin violencia gracias a los que permitieron y decidieron lograr un mundo nuevo.

13 Comentarios

  1. La base de una sociedad es la familia; y si esta no está bien constituida los frutos no serán los adecuados, los hijos. Depende en demasia del hogar, o de su formador, no necesariamente de papá y mamá, puede ser de un tío o tía, abuel@ herman@ es decir... De quienada forme al niño. Educa bien al niño yaún de viejo no se apartará del camino. Es mejor corregir a un niño, que castigar a un adulto. Busca primero el reino de DIOS y su justicia y todo vendrá por añadidura. Buen día.

  2. El origen de la violencia se debe a que el hombre en su afán de mantener y salvaguardar su especie o su condición de ser humano, comenzó abrirse a paso usando siempre lo tubo a al frente o al rededor de el, cualquier tipo de defensa sean esta fabricadas por el mismo o también su propia vehemencia para poder subsistir a los acontecimientos y circuntacias

  3. Bien mi estimado Marcos Enciso Funes, tu comentario acerca del origen de la violencia casi no resuelve nada, así lo pintes con los dichos de educadores con personalidad internacional, pues te vas por la ramas del asunto de violencia; ten en cuenta q si lo q dicen los susodichos educadores, q mencionas en tu comentario, con tanto entusiasmo, fuera la verdad, hace tiempo q el problema de la violencia ya hubiera tenido una posible solución; en el fondo de la verdad, de lo q es violencia en general, tienes q ir al origen de la violencia del mal o pecado y, por lo tanto al origen del hombre desde su creación; originalmente a la violencia se le llama mal o pecado, y a la no violencia se llama bien, sin pecado; el hombre fue creado no violento, por lo tanto no conocía el mal; el hombre conoce el mal (violencia) cuando desobedece a Dios su creador, ejemplos: “La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su desnudez”.

    Génesis 3: 6, 7 NVI; la desobediencia, como q le abre los ojos al hombre y, se ve desnudo; esta desnudez del hombre le hace sentir miedo a la presencia divina (de Dios), ejemplos: “Pero Dios el Señor llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estás? El hombre contestó: Escuché que andabas por el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo. …”. Génesis 9, 10 NVI; desde entonces el miedo del hombre, originó en él violencia y, sin ser mal educado el 1er hijo del hombre fue asesino, ejemplo: “Caín habló con su hermano Abel. Mientras estaban en el campo, Caín atacó a su hermano y lo mató”.

    Génesis 4: 8 NVI; el 1er crimen y el 1er asesino fruto de la violencia (el mal o pecado) se manifiesta en forma natural en Caín y, por eso sin mediar motivo, mató a su hermano Abel; Adán y Eva era un matrimonio, lleno de miedo; miles de años más tarde el rey y salmista David, escribe la realidad del hombre, q desde q es concebido, ya es concebido en el mal (en pecado), o sea es malo de nacimiento, ejemplo: “Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre”.

    Salmos 51: 5 NVI; poco después un profeta le dice al hombre, la imposibilidad de q pueda hacer el bien siendo habituado o acostumbrado a hacer el mal (pecado) o sea no difícil, sino imposible, ejemplo: “¿Puede el etíope cambiar de piel, o el leopardo quitarse sus manchas? ¡Pues tampoco ustedes pueden hacer el bien, acostumbrados como están a hacer el mal!” Jeremías 13: 23 NVI. Tus educadores q tú citas mi estimado Marcos Enciso Funes, no se aceran en nada a la realidad de la violencia ni a su erradicación; nadie puede conocer el corazón (mente) del hombre ni siquiera el mismo sabe q su mal no tiene remedio, ejemplo: “Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?”

    Jeremías 17: 9 NVI. Los tipos de agresividad lo da el mismo Dios por medio de su profeta y apóstol Pablo, ejemplo: “…. La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, insensibles, implacables, calumniadores, despiadados, enemigos de todo lo bueno, traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios.

    Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con esa gente ni te metas!” 1 Timoteo 3: 2-5 NVI. Ahí tienes una grande gama de violencia humana, q los grades educadores q tú los mencionas, no lo saben y si lo saben no lo dicen, porq no toman en cuenta esta realidad; el mal (violencia) es natural en el ser humano, jamás se erradicará por educación humana, ni siquiera la educación lo hará en forma difintiva; Sin embargo no te desanimes, busca la verdad y lo encontrarás, entonces ya escribirás, como quien tiene autoridad, disculpa.

  4. Eliseo, mencionas a la Biblia pero te olvidas de mencionar a Jesús y la razón por la que vino a este mundo, y según dice las Santas Escrituras, así nos liberó el pecado. Creo que el articulo no se titula cual es la solución a la violencia, pero lo que si creo es que tu comentario está cargado de violencia y resentimiento. Un ejemplo de que la violencia se aprende, es tan solo fijarse en Suecia o Suiza, el nivel de violencia es reducido. Rompe tus estereotipos.

  5. Tu tampoco solucionas nada con la biblia y tus creencias; además, el al menos ha dado a conocer su punto de vista despues de haber absorbido mucha información.

  6. Todo estaba bien, y la tenias que cagarrr

  7. Tan difícil es el ser humano que esperemos logre mejorar.

  8. Qué interesante mensaje publicado, efectivamente los padres de familia somos los primeros educadores de nuestros hijos, luego la Escuela, los maestros, pero aquí nos ganan la batalla los videojuegos, el Internet, los celulares, difícil evitarlo, ahora de moda el pókemon, qué manera de enloquecer a los jóvenes, el artículo publicado nos ayuda muchísimo es necesario incrementar conocimientos. Gracias. Del PERÚ.

  9. El que aumente y disminuya la violencia cotidiana tiene mucho que ver con la crianza en casa, ya que los padres de familia somos los que formamos y desarrollamos día a día los valores de los hijos. Ya de adultos pueden elegir que camino tomar y lo más probable es que sea un camino sano y con tendencia a la asertividad.

  10. Apuesto que la mayoría abrirá los ojos con esta información. La violencia viene por todos lados engañosamente, como en el cine: comedia, drama y acción . ¿Acción? Se debería llamar VIOLENCIA PURA Y NEGATIVA.

  11. Hola Marco, como siempre un buen articulo, seria bueno también hables sobre la violencia hacia las mujeres en especifico, es un tema del cual se habla mucho últimamente y nunca esta de mas tocarlo.

  12. La violencia no solo depende de los padres y de las escuelas, si no también se difunde hacia nuestros hijos mediante los vídeo juegos, los dibujos animados y el Internet, canales de fácil acceso a ellos, hay que tener mucho cuidado con ellos que parecen inofensivos, pero no lo son.

  13. Muy interzante y verdadero lo queleido. Cuanta preparacion necesitan los padres para poder formar hijos sanos emocionalmente.

compartir