Día del Pollo a la brasa
por Mia Rivera · publicado el 14 Julio 2018 · actualizado el 14 Julio 2018

Si se trata de disfrute culinario, los peruanos somos una población realmente especial. Nuestro paladar está tan bien educado, diría, acostumbrado a probar tantas delicias que reconocemos  cuando algo no es tan bueno o cuando no genera ese placer, ese goce.

El pollo a la brasa es uno de esos platos de los que nos sentimos orgullosos. Es llamado también “plato bandera”. E incluso sobrepasa el consumo del cebiche a nivel nacional. Además, es uno de los primeros platos en ser elegido por gran parte de los peruanos cuando se trata de salir a almorzar o cenar. Y verdaderamente, cuánta alegría nos causa.La gran pregunta resulta ser ¿qué es lo que tiene este plato que lo hace tan especial? Veamos.

Historia

El origen del pollo a la brasa nos remonta hasta una hacienda de Chaclacayo alrededor de más de seis décadas atrás. Una cocinera que trabajaba para la casa de Roger Schuler, ciudadano suizo, empezó con esta gran magia. Esta cocinera ensartaba los pollos en una barra de metal y los hacía girar manualmente sobre un horno de leña.

Utilizaba para esta preparación: ají panca, romero, pimienta y huacatay.  Schuler interesado en esta preparación por su peculiar sabor, investigó sobre cómo lograr un sabor único y mejorar el proceso de producción. Lo que veía Schuler era una estupenda idea de negocio y junto a su socio, Franz Ulrich, tecnificaron la producción.

Así es como nace el primer restaurante de pollo a la brasa: “La granja azul”. Y lo que marcó esta idea de negocio, lo que seguro atrajo, fue este gran cartel en plena carretera central. Titulaba: “Coma todo el pollo a la brasa que quiera por 5 soles”. Tentador, ¿cierto?

Schuler continúo generando más ideas para el negocio mientras que Franz se dedicó a crear un horno adecuado para la cocción del pollo. Es así que crea el “rotombo”, un horno capaz de girar una barra de fierro que sostendría 8 pollos bebes de un kilo cada uno. Esos son los inicios, la historia que le continúa es la de difusión. El pollo a la brasa se convirtió en un ícono, nos caracterizó y caracteriza en nuestro gran bagaje culinario.

Preparación

El plato consiste en carne de pollo cocida a las brasas. Esta carne es previamente macerada y se hornea al calor de este horno “rotombo”, el cual hace girar al pollo sobre su propio eje. El horno sobre el cual se cocina el pollo, hoy en día, puede funcionar a carbón, leña o gas. El modo más tradicional es el de leña, la cual se obtiene del algarrobo. Como sabemos el pollo se cocina con ingredientes que son básicos: romero, sal, pimienta, huacatay. Y, además, cada pollería le añade algún ingrediente particular, lo que hace único el lugar que escojamos para degustar este plato.

Hitos

Para el año 2004, el Ministerio de Cultura nombra al Pollo a la Brasa como Patrimonio Cultural de la Nación. Es en el año 2010 que, a partir de una Resolución Ministerial, el Ministerio de Cultura declara Día del Pollo a la Brasa a cada tercer domingo de julio. Otro dato es que de los 44 millones de pollos que se consumen mensualmente en el país, 8 millones son destinados a los restaurantes que se especializan en su preparación.

Alrededor del mundo

El plato del pollo a la brasa no solo es conocido en el Perú, sino también es muy popular en todo el mundo. Lo encontramos en países como España, Estados Unidos, Chile, Colombia, Japón, Argentina, Bolivia. El diario el Comercio en el 2017 nos dio a conocer las variantes de los precios en los que oscila el pollo a la brasa en el extranjero. Encontramos:

  • España: El pollo a la brasa cuesta en este país entre 18 y 25 euros (67 a 93 soles).
  • Japón: El precio promedio en este país es entre 2.500 a 3.000 yenes (72 a 86 soles).
  • Argentina: En este país, el precio oscila entre 330 y 500 pesos argentinos (63 a 86 soles).
  • Chile: En este país, el precio oscila entre los 14 mil y 16 mil pesos chilenos (70 a 80 soles).

Conclusión

¿Qué es lo que tiene este plato que lo hace tan especial? Esa era la gran pregunta. Yo diría que además de su exquisito sabor, guarda con nosotros una historia. Algún momento compartido con alguna persona especial. Digo, alguna reunión con la familia, una salida con algún amigo. Algo que probablemente se repita o quizá no. Creo que eso es lo delicioso de nuestra cocina, la magia de la comida peruana, lo delicioso del pollo a la brasa. Nuestras experiencias alrededor de estos momentos. Y ¿Tienes una historia?

3 Comentarios

  1. Es un deleite para chicos y grandes,olor y sabor del pollo a la brasa que trasciende!

  2. Por lo que, actualmente, nadie ajeno a la fiesta del “Pollo a la Brasa”, todos abarrotan los restaurantes para degustar una vez más este platillo nacido en las manos de una humilde cocinera.

  3. Con más de 50 años de existencia, nuestro pollo a la brasa sigue brindándonos experiencias únicas, y es el principal responsable de que miles de familias peruanas se junten a disfrutarlo cada domingo o alguna celebración especial.