Día de la madre
por Mia Rivera · publicado el 9 Mayo 2018 · actualizado el 9 Mayo 2018

Hace algunos años, cuando tenía probablemente 20, publiqué un post en Facebook, un agradecimiento a mi madre, por su día. En este escrito le decía lo tan importante que es para mí y cómo, a pesar de nuestra relación siempre tan ambivalente, de esa convivencia del amor y el odio, me encontraba, me encuentro muy agradecida con ella.

Introducción

Ciertamente el vínculo de una hija hacia su madre es distinto que el de un hijo hacia ella. Sin embargo, luego de vivida la infancia y pasada la adolescencia ocurre una especie de aceptación y esta cuestión identificatoria con su rol, con su función de cuidado, de persona que sostiene y contiene, que nos permite comprender la muy tediosa tarea a la que ella está inmersa.

Cuando yo tenía 5 años, mi madre me decía que la felicidad era la clave de la vida. Cuando fui a la escuela, me preguntaron qué quería ser cuando yo fuera grande. Yo respondí “Feliz”. Me dijeron que yo no entendía la pregunta, y yo les respondí, que ustedes no entendían la vida”. John Lennon

Estamos próximos al día de la madre y junto con ello toda esta cuestión comercial que le acompaña. Celebramos su día, muy armoniosos, llevándole algún presente, dándole alguna llamada si es que no podemos compartir ese día con ella y sobre todo diciéndole “gracias” por la tan valiosa labor cumplida a lo largo de nuestra vida.

Nuestras madres, dadoras de vida, de lo más primario, incluso, a veces, de lo inimaginable tienen, seguro, un significado particular para cada uno de nosotros.

Y si estamos aquí, escribiendo, leyendo, haciendo lo que deseamos, tratando de conseguir nuestros anhelos es porque ellas, nuestras madres, nos dieron un amor único, nos enseñaron a confiar en nosotros porque ellas así lo hicieron, así lo hacen, y nos mostraron que pase lo que pase ellas siempre estarán por y para nosotros.

Historia

Los orígenes de la celebración por el día de la madre se remontan a la época de la antigua Grecia. En este tiempo se rendía homenaje a Rea, quien era conocida como la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades.

Tiempo después, los romanos adquirieron de los griegos esta celebración, llamándola Hilaria, donde cada 15 de marzo se celebraba y festejaba, en el templo de Cibeles, alrededor de tres días consecutivos, junto con ofrendas.

Para el siglo XVII, este acontecimiento ocupaba un lugar especial en Inglaterra, celebrándolo el domingo, día de la Virgen María, que también se denominaba Domingo de las Madres.
Es en 1870, que Julia Ward Howe, poeta y activista escribió “Proclamación del Día de la Madre”, el cual era un llamado a la paz y al desarme. Con esto, Julia, consiguió que 18 ciudades en Estados Unidos celebrarán reuniéndose en torno a esta festividad. Durante esa época, se siguió celebrando en las principales ciudades de Estados Unidos tal suceso.

Pero es finalmente, en 1908, cuando Anna Jarvis, en Estados Unidos, quiso honrar la memoria de su madre Ann Reeves Jarvis, una activista de familias durante la Guerra Civil de Estados Unidos en el siglo XIX. Reeves Jarvis había fundado el Día de la Amistad entre Madres con el fin de unificar a los bandos de Norte y Sur.

La activista murió en 1905 y su hija comenzó una lucha para que se hiciera un festivo en su nombre. Una iglesia en Grafton, West Virginia, atendió el pedido con un servicio religioso. Anna Jarvis llevó claveles, que eran las flores preferidas de su madre. La mujer consiguió que el evento fuera apoyado por floristerías y otros comerciantes locales.

En tanto el presidente Woodrow Wilson reconoció el Día de la Madre como un día festivo nacional que se celebraría en dicho país los segundos domingos de mayo. Esta decisión vino acompañada de la amplia gama de productos comerciales por motivo de la fecha ocasionando molestia en Anna Jarvis, quien por motivo de esto llegó a tener grandes problemas con la dama Eleanor Roosevelt, quien utilizaba esa fecha para la realización de campañas de caridad.

Debido a las molestias que causaba para el gobierno y comercio estadounidense, Anna Jarvis fue arrestada en 1925 cuando intentaba evitar la venta de claveles. Después de este incidente, la mujer sería encerrada en un sanatorio en 1940 cuando ya estaba en quiebra. Muere en este lugar en 1948, siendo sus gastos médicos pagados por las compañías de flores y tarjetas de felicitación, a las que ella tanto les desagradaba.

Madre, primer momento

Las madres la han tenido difícil siempre. Quiero decir, nuestras madres o quien hayan estado en función materna, alguien que haya ejercido esa sintonía relacional con nosotros desde nuestros primeros años de vida.

A nuestros inicios, todo bebé ha necesitado esa fuente acogedora que lo introduzca amablemente a este mundo ciertamente salvaje y duro. Formar a un niño no es fácil, dotarlo de lo necesario para que él siga construyendo de la mejor manera posible, tampoco.

Así como la función materna ocupa un lugar importante, por supuesto también lo hace la función paterna, la cual consiste en dar esos límites. Es por esto que la madre (o quien ejerza esa función) necesita mentalizar al padre para cuidar y criar al niño.

La madre como función es quien interpreta las necesidades del niño, dándole un significado, un lenguaje al interpretar lo corpóreo del niño, cuidándolo, cargándolo, atendiéndolo.

El primer momento para cualquier infante es crucial, fundamental, y aunque la madre no se siente en capacidad, aunque pensemos que estamos, de algún modo dañados o que no hicieron lo que nos hubiera gustado que hiciesen con nosotros, seguramente, ellas se esforzaron tratando de regalarnos lo mejor que ellas tenían o nos podían dar en ese momento.

Madre, trabajo y tiempo de lactancia

En el Perú, el descanso por maternidad consta de 98 días. La trabajadora podrá ingresar una hora después del horario regular o podrá retirarse una hora antes del horario regular de salida para poder ejercer su derecho de hora de lactancia, la cual es una hora al día (a excepción de (embarazos múltiples, donde se amplía a dos horas). En este sentido, el permiso por tiempo de lactancia se ejerce durante el primer año de vida del bebé. En tanto, el acceso al lactario ocurrirá las veces necesarias para extraer la leche materna.

Ser madre

Como madres muchas veces nos preguntamos si hemos fallado. Aparecen en nuestras mentes preguntas desde si no debí hacer esto o lo otro, si no debí trabajar y dejarlo en la guardería, si debí trabajar y no darle tanto, si debimos estar más tiempo con ellos, si no les dimos todo lo que necesitaron, si suplimos en abundancia todas sus necesidades…

Anna Freud, psicoanalista post-freudiana, decía: “Las cosas no son como nos gustaría que fueran. Solo hay una manera de lidiar con eso, es decirlo, intentarlo y estar bien”.

De alguna forma, hagamos lo que hagamos, optemos por el estilo que optemos o por la forma en que hayamos sido criados o que criemos habrá, en algún sentido, una falta, una sobrecompensación, o algo que simplemente no se entiende. Nuestras cuidadoras primarias hicieron mucho, lo que ahora se refleja en nuestra sobrevivencia, lo que viene después ha sido y seguirá siendo tarea nuestra.

Conclusión

Cada segundo domingo de mayo, recordamos a nuestras madres casi por obligación. Y sí, es más que probable que cada día de nuestras vidas pensemos en ellas o conversemos con ellas sin llegar a comprender lo tan trascendental de su función con nosotros.

Les diría que este segundo domingo de mayo las saluden, hablen con ellas o las visiten, pero, creo que sinceramente no basta. Quizá fuese bueno que el agradecimiento sea hasta eterno.

De repente quienes viven muy lejos de ellas o quienes, tristemente, las perdieron, son quienes con más intensidad las recuerdan. ¿Debemos esperar que suceda eso, debemos esperar que sea Mayo? Regalarle una mirada, una sonrisa o una palabra para quien en algún momento fue nuestro todo, nunca está demás.

6 Comentarios

  1. Porqué amo a mi mamá? eso es fácil, la amo porque no será la más dulce ni la más cariñosa, pero me saco adelante, y me crió ella sola, y día tras día me hizo la mujer que soy actualmente con el sudor de su frente. Y si estudié, si tuve un plato de comida cada día y un techo donde dormir, fue todo gracias a ella.

  2. Por supuesto, Erika, nuestras madres nos han dado todo lo que han podido y hasta más. Es por eso nuestro agradecimiento a su dedicada labor.

  3. Madre es una sola, como ella no hay ninguna. Te enseña lo que es el amor verdadero, aquel que no tiene condiciones ni recompensas. Te enseña lo que es la amistad ya que es tu cómplice, tu confidente, tu paño de lágrimas y hasta tu propia crítica. Yo no tengo palabras para expresar lo que significa mi madre para mi, solo sé que la tengo a mi lado y que puedo contar con ella por siempre y para siempre. Te Amo mamá.

  4. Y, Rocío, a veces hasta las palabras no alcanzan para decirles y expresarles nuestro más profundo agradecimiento y amor...

  5. El día de la madre es uno de los días más importantes del año. Es una oportunidad para reunirse con la familia. Un Feliz día de la Madre, para todas las Mamas del Perú y del mundo!

  6. Por supuesto, Jofre, tú lo has dicho, momento para compartir en familia.