Tomemos el humor y la risa en serio